Científicos muestran cómo la edad de los planetas puede revelar el agua que contiene

Exoplanetas

El agua es necesaria para la vida tal como y se conoce, pero su exceso es malo para la habitabilidad. Por lo tanto, para estudiar esta característica en los planetas extrasolares, la abundancia o no de agua, es un elemento clave.

En un nuevo estudio, un equipo de investigadores ha determinado que la observación de exoplanetas de diferentes edades puede utilizarse para establecer restricciones estadísticas sobre su contenido de agua. Esto supondría un resultado importante para futuras misiones espaciales.

Con los telescopios espaciales y gracias a la técnica del tránsito, los astrónomos pueden medir el radio y conocer la masa y la densidad de los planetas fácilmente cuando pasa ante su estrella. Pero esto no quiere decir que se pueda saber exactamente de qué están hechos estos mundos.

El responsable de este trabajo, Yann Alibert, de la Universidad de Berna, explica que la "densidad media puede significar que hay agua en el planeta, pero también podría ser una combinación de silicatos y hierro con una alta densidad y de gas con baja densidad".

Además de la masa y tamaño, los investigadores necesitan una pieza adicional de información para averiguar si los exoplanetas hallados son ricos o pobres en agua.

Alibert ha indicado que "fue casi por casualidad" que el equipo encontró una solución. Durante una conferencia, el científico trató de averiguar cuáles serían los beneficios de conocer la edad de las estrellas madre de los exoplanetas en tránsito. La teoría dice que los mundos se forman junto con ellas y, por lo tanto, se supone que tienen una edad similar.

De este modo, Alibert ha calculado cómo la composición de los planetas ha ido evolucionado a lo largo de millones de años. "Hemos demostrado que, aunque dos planetas tengan actualmente mismo radio y masa, en general, no han compartido estas características siempre".

EVOLUCIÓN A TRAVÉS DEL HIELO

El astrofísico, que ha publicado sus resultados en 'Astronomy & Astrophysics', calcula que el tiempo de evolución del radio planetario depende de la cantidad de hielo de agua que del que el planeta esté hecho. La cantidad de hielo en un planeta cambia también su capacidad calorífica media y su energía gravitacional.

Esta diferencia de energía significa que las tasas de enfriamiento de planetas ricos Y pobres en agua divergen y esa es la razón del cambio del radio. "La diferencia es pequeña, pero lo suficientemente grande para ser medida estadísticamente mediante la comparación de dos muestras de los planetas de masa similar pero a diferentes edades", ha indicado el científico.

"En resumen, se observa una muestra de planetas de 5.000 millones de años y después una similar de planetas que son considerablemente más jóvenes, así como 500 millones de años, y se comparan sus radios. Esto da una estimación de lo rápido que encogen y, finalmente, esto puede estar relacionado con la cantidad de agua en el planeta", ha señalado el experto.

Alibert ha indicado que, así se podrá comprobar que algunos planetas son ricos en agua, algo que "puede parecer fácil" pero que, según ha señalado "es más bien complicado". "La idea es bastante intuitiva, de hecho, pero las estadísticas en el papel no son sencilla", ha admitido.