Científicos descubren nuevos objetos con anillos giratorios que podrían ayudar a descubrir el origen de los planetas

Artist’s conception courtesy of Robin Dienel.
Un equipo de investigadores ha descubierto cuatro nuevos objetos de baja masa rodeadas de "discos giratorios de gas y polvo" que podrían ayudar a definir la evolución de los planetas, según el estudio publicado en The Astrophysical Journal.
MADRID, 26 (EUROPA PRESS)



Los investigadores han explicado que cuando una estrella es joven, a menudo está rodeada por un anillo giratorio con material del que se pueden formar planetas. Con el material de estos discos, los astrónomos podrían ser capaces de descubrir el proceso de formación de los planetas.

El equipo, compuesto por investigadores de la Universidad de Montreal como Anne Boucher, Jonathan Gagné de Carnegie y Jacqueline Faherty, han descubierto que tres de los cuatro objetos encontrados tienen 13 y 18 veces la masa de Júpiter y el cuarto tiene alrededor de 120 veces la masa de Júpiter.

"La búsqueda de discos en sistemas de baja masa es muy interesante, ya que los objetos que existen en el límite inferior de lo que define una estrella puede decirnos mucho acerca de la evolución estelar y planetaria", ha explicado Boucher, que trabaja en el Instituto de su universidad para la Investigación sobre Exoplanetas (IREX).

Asimismo, los científicos señalan que en un disco de formación planetaria, los granos de polvo chocan y se agregan para formar guijarros que crecen en los cantos rodados lo que provoca un aumento de su tamaño.

Los astrónomos aseguran que son capaces de identificar estos tipos de anillos nacidos del planeta porque la estrella calienta el polvo circundante, lo que afecta a la forma en que se ve la estrella usando un telescopio con una cámara infrarroja.

Sin embargo, los científicos señalan que algunos discos indican que la formación de planetas no es continua, sino que ya ha terminado. Estos discos se componen de los escombros dejados por todas las colisiones durante la formación del planeta y por colisiones posteriores de los planetas recién formados.

Por ello, es importante para los astrónomos tratar de distinguir entre los diferentes tipos de discos, pues puede trazar el camino al nacimiento de los sistemas planetarios que cambian con el tiempo. Además, el equipo determinó que los discos que rodean los cuatro objetos de poca masa descubiertos están probablemente en una fase de formación planetaria.

Asimismo, los investigadores han descubierto que dos de los objetos tienen posiblemente entre 42 y 45 millones de años, lo que significaría que son los objetos con anillos activos más antiguos que se han encontrado.

"Todavía hay mucho que aprender acerca de estos discos", concluyó el también colaborador de IREX, Jonathan Gagné. "Con suerte, podremos llevar a cabo nuevas investigaciones sobre ellos y ser capaces de deducir qué tipo de actividad está sucediendo en ellos y si son o no un buen objetivo para los futuros cazadores de planetas", subraya.