Científicos de la USAL desarrollan un modelo “pionero” a nivel mundial que mejora la audición con implantes cocleares

El científico Enrique López presenta el nuevo avance en implantes cocleares (Foto:F.Rivas)

Las empresas fabricantes de aparatos para sordera ya se han interesado por este avance de los investigadores salmantinos.

Un grupo de científicos de la Universidad de Salamanca (USAL) y del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Salamanca ha desarrollado un modelo “pionero” a nivel mundial que mejora el rendimiento de los implantes cocleares en los ambientes ruidosos.

 

Este trabajo ha sido presentado en la Universidad de Salamanca con la presencia del vicerrector de Investigación y Transferencia de la USAL, Juan Manuel Corchado, la directora del Instituto de Neurociencias de Castilla y León, Raquel E. Rodríguez, y el investigador responsable del proyecto, Enrique A. López.

 

Según el científico Enrique A. López, su equipo lleva trabajando siete años, los dos últimos en investigación aplicada y los primeros en la línea de básica, para posibilitar que los implantes y sus mecanismos externos trabajen de la manera más parecida a los odios sanos.

 

Y, en esta línea, han tratado de poner en valor que la parte externa no trabaje como reproductor de sonidos únicamente sino que envíe señales al cerebro y al oído contrario para que el usuario puede seleccionar y poder oír en ambientes donde hay ruido.

 

Sobre su carácter pionero, el científico responsable del proyecto ha señalado que hay “muchas ideas” a nivel mundial para mejorar los resultados pero que esta es pionera ya que no se centra como el resto en la búsqueda selectiva, por ejemplo, de un modelo que mejore la audición de conversaciones en zonas con ruido sino que, en este caso, la idea es que el procesador recoja todo y luego sea el usuario quien decida qué quiere escuchar.

 

Esto supone que la persona con el dispositivo puede elegir a qué presta atención, si a la conversación de una u otra persona más alejada o el ruido en cuestión, porque puede ser que le interese escuchar la llegada de un coche o una alarma, algo que desde la otra línea no sería posible.

 

Este proyecto, que cuenta con financiación de una empresa austriaca, ha permitido mejorar los resultados en las audiciones, según datos ya validados en el laboratorio del investigador Blake S. Wilson en Estados Unidos, donde se realizaron pruebas con siete pacientes con doble implante y otros dos con un oído dañado.

 

Posteriormente, ya en las instalaciones del Instituyo de Neurociencias de Castilla y León, con sede en Salamanca, se ha procedido a pruebas con un ciudadano leonés con dos implantes cocleares, que también han resultados satisfactorias, y en los próximos días se llevará un análisis similar con otra persona de Valladolid.

 

Enrique A. López ha señalado que este proyecto es “imposible que quede en un cajón” porque desde la empresa que financia la investigación ya se han interesado por los resultados para su comercialización.

 

ADAPTACIÓN A LOS IMPLANTES

 

El investigador ha destacado que, una vez el proyecto se comercialice, la persona con implantes no necesitará nuevas intervenciones quirúrgicas, puesto que los cambios se basan en el procesador externo que lleva el paciente.

 

Este sistema, desarrollado en Salamanca, ya permite esta conexión entre oídos gracias a los impulsos y ahora el reto es de las empresas, que deben de buscar cómo poner en contacto las señales de ambos gracias a tecnología por ejemplo de bluetooth.

 

En este caso, el problema, ha continuado Enrique A. López, es encontrar cómo estos aparatos pueden mandar las comunicaciones con menos energía para que las baterías actuales puedan servir o mejorar las capacidades de esas baterías para que no sea necesario cambiarlas o cargarlas en menos tiempo.