Chamorro denuncia la situación de Generávila y de la mini central hidroeléctrica de Las Cogotas

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Ávila, Juan Antonio Chamorro, durante su comparecencia. / Foto: Antonio S. Sánchez

El concejal socialista ha pedido responsabilidades por el anuncio de que la empresa entrará en julio en concurso de acreedores y ha exigido a Ayuntamiento y Diputación Provincial que se comprometan a buscar soluciones para salvar "un proyecto que no tenía por qué haber fracasado", porque "se juegan el prestigio de su Smart City y su compromiso con el Pacto de Alcaldes".

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Ávila, Juan Antonio Chamorro, ha denunciado que Generávila, promotora del proyecto de la minicentral hidroeléctrica del Embalse del Castro de Las Cogotas, sobre el río Adaja, y que tiene un contrato de explotación de las instalaciones de 36 años desde el momento en que se puso en marcha en el año 2009, entrará en concurso de acreedores, lo que supone "un gran mazazo que derrumba todo lo construido y comprometido"

 

A la situación de Generávila, empresa formada por el Ayuntamiento de Ávila con 7.200 acciones, Aqualia con otras 7.200 acciones, Bankia con 3.600 acciones y la Diputación Provincial de Ávila con 2.000 acciones, Chamorro también añade la de la propia mini central, que "no ha cumplido con las expectativas creadas" cuando se puso en marcha, con una "producción mucho menor de lo que se debería", debido en parte a que"se ha adaptado a los caudales que Confederación Hidrográfica del Duero nos han comunicado", algo que "debía haber sido previsto", por lo que desde la agrupación socialista se preguntan si "se sobredimensionó el proyecto" y si "no se sabían las limitaciones o imposiciones ineludibles del caudal mínimo ecológico" que se les iba a imponer.

 

Por todo ello, Chamorro ha señalado que "nuestro Ayuntamiento se juega el prestigio de su Smart City y de su compromiso con el Pacto de Alcaldes" y ha exigido al equipo de gobierno del Ayuntamiento que "busque soluciones para que la mini central funcione con el rendimiento previsto" a través de unas "soluciones técnicas correctoras y constructivas". Para ello, desde el PSOE se pide que "un equipo técnico haga un estudio a fondo para que aporte las mejores soluciones al problema", o, en caso contrario, "vamos a tirar de todos modos una inversión público-privada de casi ocho millones de euros río abajo", de tal manera que "la recoja a precio de ganga una empresa como despojo del Concurso de Acreedores y le saque el partido que no supo sacar adelente la empresa mixta Generávila por una mala gestión y previsión y falta de aplicación de las medidas correctoras".

 

Por el momento, "en el caso más extremo pero probablemente no menos eficaz" asegura Chamorro, ellos proponen "construir una balsa a pie de embalse y bombear el agua con energía eólica con el fin de cumplir de esta manera con el caudal ecológico exigido" con un proyecto similar  "al que se ha hecho en la isla del Hierro, donde se ha puesto en marcha una central de generación eléctrica a base de un bombeo de agua del mar con energía limpia eólica y una obtención subsiguiente de energía eléctrica mediante turbinas hidráulicas", lo que produce "una autonomía total de abastecimiento energético, con energía limpia y sostenible para toda la isla".

 

Además, Chamorro volvió sobre la situación del año 2010, un año después de su inauguración, cuando "se encontraron filtraciones de agua procedentes del túnel de toma", que suspuso una reparación "por importe de 60.000 eurosmás el IVA correspondiente, que se pasó a Aqualia", y cuestionó si "las fisuras de cimentación fueron o fallo de proyecto o de ejecución de las obras" y "por qué se han de pagar las reparaciones a la empresa constructora sin pedirle responsabilidades".

 

Por todo ello, reiteró, "el Ayuntamiento y la Diputación de Ávila", que entre las dos suman el 46% de las acciones de Generávila, "deben estar comprometidos en esta causa", porque "se trata de salvar un proyecto que no tenía por qué haber fracasado", y desde el PSOE "pedimos salvar la minicentral y el prestigio que se ha dejado perder de una iniciativa incuestionable de generación de energía limpia y seguro que rentable", además de que pidió "responsabilidades" por la situación de la empresa concesionaria y lanzó al aire la cuestión de si "se la ha dejado morir con intención".