CETM y ASTIC pedirán amparo al Gobierno ante las nuevas medidas que perjudican el transporte por carretera

Las normas recaudatorias que se quieren implantar en Cataluña y País Vasco, como la Euroviñeta o el peaje por uso de autovías  provocarán una mayor fragmentación del mercado y perjudicarán la salida de mercancías a los países europeos.

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) y la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), pedirán amparo al Ministerio de Fomento y al Gobierno de España ante las crecientes medidas unilaterales que están tomando organismos y comunidades autónomas y que son contrarias a la legislación nacional. 

 

Desde CETM y ASTIC se viene denunciando esta situación, que está aumentando la incertidumbre que vive el sector, para evitar que este afán por implantar nuevas normas provoque una situación insostenible donde cada organismo legisle en función de sus intereses locales, comarcales, regionales y autonómicos.

 

Como han denunciado  en otras ocasiones, las normas recaudatorias que se quieren implantar en Cataluña y País Vasco, como la Euroviñeta o el peaje por uso de autovías,   provocarán una mayor fragmentación del mercado y perjudicarán la salida de mercancías a los países europeos. Como se ha visto, similares medidas tomadas anteriormente por otras comunidades autónomas, como el Céntimo Sanitario, han afectado negativamente al sector, ya que su aplicación es desigual según el territorio.

 

Fuentes de ambas organizaciones  han vuelto a recalcar que el sector del transporte es uno de los más sensibles de la economía, subrayan “vamos a pedir amparo al Gobierno, porque cada vez que alguien necesita financiación para pagar deuda o para hacer cualquier inversión pone un nuevo impuesto al transporte. Esto no es sostenible”.

 

La confirmación de la Generalitat de Cataluña de implantar la Euroviñeta que gravará a los vehículos pesados que circulen por el Eix Transversal aumentará las dificultades que atraviesa el sector del transporte. La unilateralidad de esta decisión contradice al Ministerio de Fomento, que dijo que no se implantaría en España, y al Gobierno de España, que recientemente aprobó la ley de mercado único.         

 

Por su parte, en Guipúzcoa se implantará un sistema de peaje por utilizar sus autovías, salvo a los guipuzcoanos y con un trato de favor para el resto de vascos y para los navarros que conduzcan automóviles. La legislación europea no les ha permitido extenderlo a los vehículos pesados, que tendrán que pagar el peaje con independencia de donde sean.

 

Estas decisiones en los dos únicos canales de salida y entrada de camiones sólo crearán más inestabilidad, según indican desde dichas patronales se pone de manifiesto que “el transporte necesita un marco fiscal y normativo que evite distorsiones y prevenga de nuevos tarifazos”.

 

Para CETM y ASTIC, el Gobierno y el Ministerio de Fomento tienen que vigilar la fragmentación del mercado único llevada a cabo por políticos regulando con miras localistas y cortoplacistas. Desde su ámbito de actuación político y regulatorio “han de dar un paso decisivo al frente en la consolidación de un mercado único, al menos en España”, remarcan desde ambas asociaciones.