Cerca de dos millones de niños están en riesgo de pobreza relativa

Según un estudio. Un informe de la Unicef denuncia que España ocupa, junto a Grecia, el último lugar de la Unión Europea en gasto público en familia e infancia, con un 0,7 por ciento del PIB
Agencias / Madrid

Cerca de dos millones de niños están en riesgo de pobreza relativa en España, según se desprende de la denuncia de un estudio presentado por Unicef. Una de sus conclusiones es que casi uno de cuatro menores (24,1%) de los ocho millones que residen en España viven en hogares con ingresos inferiores al 60 por ciento de la media nacional, situada en 16.684 euros al año en un hogar con dos adultos y dos niños. Además, España ocupa, junto a Grecia, el último lugar de la UE en el gasto público en familia e infancia, con un 0,7 por ciento del PIB, muy por debajo de la media europea del 2,3 por ciento.

Tan sólo Rumanía, Bulgaria, Letonia e Italia están en peor situación en cuanto al riesgo de pobreza en los niños en la Unión Europea, según denuncia el informe de Unicef, que ha sido presentado por la directora del Comité Español de Unicef, Paloma Escudero y la responsable de sensibilización y políticas de la infancia de la entidad y coautora del informe, Marta Arias.
“Ser un niño pobre en España no significa necesariamente pasar hambre, pero sí tener muchas más posibilidades de estar malnutrido; no significa no acceder a la educación, pero sí tener dificultades para afrontar los gastos que se derivan de ella, tener más posibilidades de abandonar los estudios; no significa no poder ir al médico, pero sí tener problemas para pagar algunos tratamientos”, explicó Arias.

Ascenso de la pobreza
Además, el porcentaje de riesgo de pobreza presenta una tendencia ascendente desde el 23 por ciento registrado en 2005. Los datos ponen de manifiesto los primeros indicios que anticipan un “preocupante impacto” de la crisis económica sobre la infancia. En todo caso, el último dato conocido revela que en 2010 se incrementó la tasa de menores de 16 años en riesgo de pobreza, con un 24,5 por ciento respecto del 23,3 por ciento del año 2009.

Arias explicó además que la pobreza infantil “se ceba especialmente” con los hijos de familias numerosas, y afirmó que el 44 por ciento de todos estos niños están en riesgo, seguidas de las monoparentales, donde el 38,6 por ciento están en riesgo, y en general, las que tienen hijos.

Según dijo, “todos los índices de exclusión y privación social afectan más a quienes tienen hijos, especialmente sin son pequeños”.

La tasa también es superior en los hogares con todos los miembros en paro, con un 62,8 por ciento.

Arias ha incidido en que estas cifras de riesgo de pobreza infantil “no se dan sólo por el desempleo, también por el empleo precario, porque España es el cuarto país de la UE con mayor tasa de pobreza infantil en hogares donde uno de los miembros trabaja”.

El informe de Unicef destaca que la reducción de la pobreza infantil es una cuestión tanto de recursos, como de diseño y planificación de políticas sociales.