Cerca de 14.500 radioaficionados y usuarios de CB de CyL podrían beneficiarse de la renovación automática de licencias

Este conjunto de aficionados a la radio, formado por los radioaficionados propiamente dichos  y los usuarios de Banda Ciudadana,  han visto reducido su número notablemente en los últimos años, en muchos casos debido al uso de las nuevas tecnologías de comunicación, aunque otros han aplicado las mismas a su afición por las ondas.

Cerca de 14.500 radioaficionados y usuarios de emisoras de Banda Ciudadana (CB-27) de Castilla y León podrían beneficiarse de la renovación automática de licencias que ha puesto en marcha recientemente el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (Minetur), ya que se ha eliminado la necesidad de comunicar a la Administración la intención de seguir utilizando el dominio público radioeléctrico.

 

   Este conjunto de aficionados a la radio, formado por los radioaficionados propiamente dichos (que han obtenido el diploma de operador mediante la realización de un examen) y los usuarios de Banda Ciudadana (sólo necesitan una autorización) han visto reducido su número notablemente en los últimos años, en muchos casos debido al uso de las nuevas tecnologías de comunicación, aunque otros han aplicado las mismas a su afición por las ondas.

 

   De esta manera, en Castilla y León, según las estadísticas del Ministerio recogidas por Europa Press, mantienen su licencia de radioaficionado en sus diferentes tipologías 1.530 radioaficionados --algunos de los cuales colaboran con Protección Civil en caso de emergencias--, mientras que la autorización para CB-27 sigue vigente para 14.491 personas.

 

   Precisamente aquellos titulares de este tipo de licencias y autorizaciones a los que les caduque este ejercicio o recientemente no tendrán que volver a solicitar su renovación, ya que la modificación del nuevo Reglamento para el uso del domininio público radioeléctrico que ha aprobado el Ministerio elimina la necesidad de comunicar a la Administración cada cinco años la intención de continuar con el uso del espacio radioeléctrico, ya que se tramitará de oficio.

 

   Sin embargo, aún permanece vigente la necesidad de pago de una tasa o canon para todos aquellos que soliciten nuevas autorizaciones o licencias que, además, tendrán ventajas para comunicarse con el Ministerio a través de procedimientos telemáticos y la oficina virtual en los procesos administrativos.

 

MÁS DE 135.000 AFICIONADOS

 

   En el conjunto del territorio nacional, según la estadística del Ministerio, existen más de 130.000 aficionados a la radio con el uso de estos equipos propios que operan en diferentes bandas y rangos de frecuencia. En concreto, hay 29.746 radioaficionados y 104.549 'cebeístas' (con autorización de CB), aunque no todos ellos se encuentran en activo.

 

   En el caso de Castilla y León, las 1.530 licencias de radioaficionados se distribuyen por las nueve provincias. A la cabeza se sitúa León, con 359, seguida de Valladolid, con 301; Burgos, con 218; Salamanca, con 172 licencias; Ávila (131); Palencia (112); Segovia (90); Zamora (87) y Soria (60).

 

   En el caso de CB-27, las 12.961 se localizan primordialmente en León, donde hay 3.831, seguida muy por detrás por Burgos (1.643) y Valladolid (1.639); Zamora (1.433); Palencia (1.185); Segovia (1.034); Salamanca (1.020); Soria (656) y Ávila (520).