Cerca de 1.500 profesionales sanitarios inician la última fase del estudio regional sobre riesgo cardiovascular

Esta tercera oleada de análisis sobre los factores de enfermedades del sistema circulatorio, permitirá completar una visión de la salud cardiovascular de los castellanos y leoneses y de su evolución.

La Junta de Castilla y León inicia esta próxima semana la tercera y última fase del estudio sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular entre la población de la Comunidad que, en sus anteriores oleadas se desarrolló respectivamente en 2004 y 2009, siendo ésta la última de las encuestas previstas con el fin conocer la evolución a lo largo de esos diez años de los factores que determinan la prevalencia del peligro de padecer una patología relacionada con el sistema circulatorio y el corazón (hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo, etc.)

 

El trabajo previsto en esta última fase cuenta con la participación de cerca de 1.500 sanitarios -repartidos entre unos 750 médicos, unos 600 profesionales de Enfermería y personal de laboratorio y técnicos de coordinación de las distintas áreas de salud y de los servicios centrales y territoriales de la Consejería de Sanidad-, que llevarán a cabo el trabajo de campo para la toma de datos entre la población a la que se va a solicitar colaboración.

 

Este grupo poblacional está compuesto por las 3.350 personas que participaron en el primer muestreo y que aún permanecen en situación de alta en la tarjeta sanitaria de Sacyl, ya que esta continuidad ofrece una magnífica oportunidad para conocer de primera mano la evolución de su estado de salud respecto a los factores y procesos cardiovasculares a lo largo de la década transcurrida desde el inicio del estudio.

 

Estas personas recibirán, a partir de la semana que comienza mañana, una carta del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, informándoles de su inclusión y solicitándoles su participación y la colaboración con los profesionales sanitarios; posteriormente, sus médicos de familia les remitirán, desde los respectivos centros de salud, información adicional sobre las analíticas de sangre y orina a realizar y concertarán una cita para el desarrollo de cada uno de los exámenes de salud, que comenzarán a principios del próximo marzo y se extenderán hasta el mes de junio.

 

Los chequeos previstos consistirán en la revisión de la historia clínica, toma del peso y de la talla, control de la tensión arterial y análisis de la glucosa, el colesterol y otros parámetros bioquímicos, además de un electrocardiograma en los casos que se estime.

 

Los responsables de este estudio de riesgo de enfermedad cardiovascular en Castilla y León consideran que, trascurridos diez años del primer muestreo y evaluación y cinco de la fase intermedia de 2009, la realización de esta última y definitiva parte permitirá completar, de primera mano, una visión de la salud cardiovascular de los castellanos y leoneses y de su evolución.

 

Esa evolución y los datos obtenidos conformarán, por tanto, una información sanitaria muy útil, válida y adaptada a las características de la población de Castilla y León, que permitirá mejorar la salud cardiovascular de los castellanos y leoneses no sólo a través de la planificación y programación de actividades de prevención y control de los principales factores de riesgo de enfermedades del sistema circulatorio y del corazón, sino también por medio de la toma de decisiones que afecten y adapten el sistema sanitario y su ámbito asistencial a la situación descrita.

 

Primera causa de mortalidad en Castilla y León

 

Las enfermedades cardiovasculares son, al igual que en el resto de España y en el conjunto de los países de nuestro entorno, la primera causa de muerte en Castilla y León; en este sentido, la Organización Mundial de la Salud estima que, anualmente, fallecen en el mundo unos diecisiete millones y medio de personas por estas causas.

 

Las causas de las enfermedades del corazón son múltiples y algunas de ellas están relacionadas con los estilos de vida: el tabaquismo -primera causa de mortalidad evitable-; la falta de actividad física; los hábitos alimentarios no saludables; y otras causas como la presión sanguínea elevada, la diabetes mellitus tipo 2 y el colesterol y los triglicéridos altos.

 

En 2004, la Consejería de Sanidad inició este estudio del riesgo de enfermedad cardiovascular en Castilla y León en una muestra de 4.000 personas, seleccionadas aleatoriamente con el fin de que fuese representativo en todas las provincias de la Comunidad.

 

La posibilidad de hacer un seguimiento de la salud cardiovascular de estas personas llevo a realizar un estudio intermedio en 2009 y plantear un estudio final en a 2014, que es el que ahora se inicia.

 

Los objetivos primordiales que animan el desarrollo de este trabajo en sus tres oleadas son la estimación de la prevalencia de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular; conocer el porcentaje de personas con sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico; la valoración del riesgo cardiovascular global de la población adulta en la Comunidad; y la creación de una hemoteca y una seroteca para la investigación de los factores y marcadores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

 

De los datos poblacionales obtenidos al inicio de este trabajo se puede destacar que entre la población de Castilla y León mayor de quince años había un 38,7 % de pacientes que tenían hipertensión arterial, que un 8,8 % padecía diabetes y un 21,7 % con hipercolesterolemia; además, el 24,6 % eran fumadores, el 40,2% tenían sobrepeso y el 21,7% eran obesos.

 

Toda esta información está recogida y es accesible a través del portal sanitario de la Junta de Castilla y León en Internet, que ha sido habilitado para ofrecer a profesionales y ciudadanos la información actualizada y de interés relacionada con el riesgo de padecer dolencias cardiacas y con las medidas para prevenirlas y controlarlas

 

A través del enlace adjunto, Enfermedades cardiovasculares en Castilla y León , se ha habilitado un espacio de trabajo y colaboración para los distintos proyectos de vigilancia e investigación que la Consejería de Sanidad desarrolla sobre estas enfermedades relacionadas con el corazón y el sistema circulatorio.