CEP, UFP Y SUP Ávila apoyan a los compañeros que participaron el pasado 22 de marzo en las Marchas por la Dignidad

Los sindicatos policiales de Ávila muestran su apoyo a los compañeros que participaron en los distintos dispositivos el pasado día 22 en las Marchas por la Dignidad en Madrid, resultando heridos 67 agentes.

 

En la tarde noche del sábado, durante la manifestación celebrada en Madrid bajo el lema "Marcha por la Dignidad", se provocaron actos de violencia con el resultado de 67 policías heridos, un referente que debe servir de punto de inflexión para futuras planificaciones que impliquen la actuación de las UIP’s.

 

Como consecuencia de estos hechos, en la tarde del domingo se produjeron diversas acciones de repulsa y protesta por la deficiente organización del dispositivo y por las consecuencias negativas para los integrantes de las UIP’s que alcanzaron una cifra inusual de heridos.

 

El miércoles 26 de marzo, en distintos centros policiales del panorama nacional se realizó un acto de solidaridad, de dignidad, de compañerismo y de defensa de una especialidad que lleva años echándose sobre sus espaldas la defensa de la seguridad de la sociedad española frente a quienes sólo buscan extender la violencia y el caos.

 

Como no podía ser de otra manera, el centro neurálgico de esas concentraciones fue la capital española en donde habían acaecido dichos actos violentos. Allí fue donde miles de policías se unieron con el único objetivo de homenajear el trabajo sacrificado de quienes han puesto más heridos que nadie en los balances realizados tras cualquier incidente grave en las calles de nuestro país. Un homenaje a quienes hoy en Melilla, mañana en Gamonal, pasado en Pamplona, al otro en Madrid, y así sucesivamente, sin estabilidad ni jornada laboral reglada, dan lo mejor de sí mismos para convertir la UIP en la mejor unidad de orden público de toda Europa.

 

Por todo ello, en esa cita solidaria y hoy a través de este escrito, debemos y queremos manifestar nuestro apoyo a los compañeros que participaron el sábado en el dispositivo policial del 22-M y, en especial, a los que sufrieron la brutalidad de los violentos.

 

Respaldamos y reconocemos la profesionalidad de quienes integran las Unidades de Intervención Policial, y valoramos su trabajo.

 

Condenamos enérgicamente los actos de violencia registrados el pasado sábado en Madrid y hacemos un llamamiento a la Fiscalía y a los órganos judiciales para que su actuación sea todo lo contundente que debe ser ante agresiones tan graves como las que se produjeron en Madrid.

 

Exigimos pues, un análisis exhaustivo y de juicio crítico sobre el desarrollo de aquel dispositivo, que ponga en evidencia qué errores no deben volver a cometerse.

 

Reivindicamos que se asuman y se depuren responsabilidades, porque no hay justificación posible a lo que ocurrió el pasado sábado y no podemos admitir que únicamente una cadena de infortunios haya sido la causante de este lamentable episodio.

 

Damos las gracias a todos los compañeros que forman parte de las Unidades de Intervención por el ejemplo de valor, templanza y heroicidad, que muestran día a día, por recordarnos que al compañero caído nunca se le abandona, por mostrar a toda España que este es un trabajo en el que quien tienes a tu lado no te abandonará jamás, como vimos en el Paseo de Recoletos.

 

El orden público es una especialidad sometida a muchas tensiones, para la que reclamamos más apoyo político y defensa, además de condena rotunda frente a quienes nos agreden. También exigimos más compromiso e implicación de los responsables de la especialidad y de la Dirección General de la Policía.

 

Este día marcó un antes y un después, y con este documento queremos hacer eco de lo que allí sucedió con algunos funcionarios del Cuerpo nacional de Policía, que como el resto y sin esperar nada a cambio, ponen a diario su vida en juego para salvaguardar los derechos fundamentales de los ciudadanos y la seguridad pública.

 

Por los heridos, por quienes no les abandonaron, por quienes hacen que esta especialidad sea un orgullo que se vive pese a algunos mandos y políticos, por nuestros derechos y por todos los ciudadanos españoles que nos apoyan frente a la barbarie de la violencia, sabed que siempre nos tendréis a vuestro lado.