Ceiss participará en un nuevo 'test de estrés' que exigirá un capital del 5,5% en caso de recesión

 El ejercicio se llevará a cabo sobre la base de las cifras consolidadas de 2013 y la resistencia de los bancos de la UE se examinará para un periodo de tres años (2014-2016).

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ha desvelado este viernes que exigirá a los grandes bancos comunitarios que su nivel de capital no caiga por debajo del 5,5% de sus activos cuando se les someta a un escenario de recesión en la nueva ronda de test de estrés. Esta ronda, que se llevará a cabo a partir de mayo, cubrirá a 124 grandes bancos, entre ellos 16 entidades españolas, y sus resultados se publicarán en octubre.

  

El ratio de capital ('common equity tier 1') exigido en el escenario estresado será ligeramente más duro que el 5% de la anterior ronda de test de estrés que la EBA realizó en 2011. En ella no se detectaron los problemas de entidades españolas como Bankia, que obligaron al Gobierno a solicitar el rescate bancario un año más tarde, ni de los bancos chipriotas, que también acabaron en un rescate completo.

  

El nivel de capital exigido en el escenario normal se mantiene en el 8%.

  

Los bancos españoles que participarán en el ejercicio son BBVA; Banco Sabadell; BFA-Bankia; Banco Mare Nostrum; Banco Popular; Banco Santander; Bankinter; Caja de Ahorros y M.P. de Zaragoza, Aragón y Rioja; Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona; Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, CAMP; Cajas Rurales Unidas, Sociedad Cooperativa de Crédito; Catalunya Banc; Kutxabank; Liberbank; MPCA Ronda, Cádiz, Almería, Málaga, Antequera y Jaén; y NCG Banco.

  

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho esta semana durante su participación en el Eurogrupo y el Ecofin que está convencido de que las entidades españolas aprobarán el examen. Pero la Comisión y el Banco Central Europeo (BCE) han pedido en su informe final sobre el rescate bancario al Gobierno y a las entidades que estén preparadas a reaccionar si surgen nuevos déficits de capital.

  

El ejercicio se llevará a cabo sobre la base de las cifras consolidadas de 2013 y la resistencia de los bancos de la UE se examinará para un periodo de tres años (2014-2016).

  

Los bancos estarán obligados a someter a estrés un conjunto común de riesgos: riesgo de crédito, riesgo de mercado, riesgo soberano, la titulización y el coste de financiación. Se examinará tanto la cartera bancaria como la cartera de negociación, incluyendo las exposiciones fuera de balance. Las autoridades nacionales podrán incluir riesgos adicionales específicos de cada país.

 

TRATAMIENTO DE LA DEUDA PÚBLICA

  

Los escenarios de estrés afectarán al precio de todas las posiciones de deuda pública. A la que se encuentre en la cartera de negociación se le aplicarán precios de mercado, con pérdidas realizadas inmediatamente. La que se mantiene hasta su vencimiento estará sujeta a un cambio en la ponderación de riesgo basada en modelos internos de evaluación de los cambios en el riesgo crediticio.

  

La deuda que se mantiene como disponible para la venta también se contabilizará a precios de mercado, pero el impacto en el capital dependerá de las decisiones que adopten los supervisores. Las autoridades competentes tendrán discreción, aplicando la norma de la UE sobre requisitos de capital (CRD4) de filtrar las pérdidas no realizadas.

  

El borrador de la metodología de los test de estrés se circulará a los bancos y a otros participantes en el mercado entre los meses de marzo y abril para conocer sus reacciones. En abril se publicará la metodología y los escenarios definitivos, la ronda de test de estrés comenzará en mayo y los resultados se publicarán en octubre.