Cebada, avena y centeno pierden peso; el trigo aumenta en 7.000 hectáreas la superfice sembrada en Salamanca

(Foto: Chema Díez)

Según el último informe de la consejería de Agricultura y Ganadería, la provincia contará con una superficie destinada a los cultivos similar al periodo 2012 - 2013. La remolacha y el garbanzo, otros dos cultivos que pierden protagonismo.

Los agricultores de la provincia de Salamanca han sembrado esta temporada una superficie de cereales y otros cultivos muy similar a la de la campaña 2012 - 2013. Al menos eso es lo que indican los últimos datos de avance de superficies y producciones de la consejería de Agricultura del mes de marzo.

 

Estos destacan, además, que el trigo y el girasol son los cultivos más beneficiados mientras que otros como la colza mantienen el nivel, mientras que los perjudicados son la cebada, la avena, el centeno, el garbanzo y, como no, un cultivo denostado, otrora estrella, como es la remolacha.

 

Así, y según las cifras de la consejería que preside Silvia Clemente, la superfice en hectáreas sembrada en Castilla y León se va a mantener en cifras simialares esta campaña en comparación con la anterior, ya que las previsiones indican 1,9 millones de hectáreas por los casi dos millones de la campaña 2012 - 2013.

 

TRIGO LA CARA; CEBADA, GARBANZO Y REMOLACHA, LA CRUZ

 

En lo que se refiere a la provincia de Salamanca, los agricultores se han decantado en esta ocasión por sembrar mucho más trigo que cebeda, avena o centeno, mientras que de maíz aún no existen datos porque la campaña se ha finalizado por completo hace solo unas semanas.

 

Tal es así que la superficie sembrada de trigo aumentará en cerca de 7.000 hectáreas en la campaña 2013 - 2014 en relación a la anterior, pasando de 65.000 a 72.000 hectáreas. Otro de los cultivos que vive un buen momento es el girasol, cuta superficie pasará de 16.000 a 17.000 hectáreas, mientras que la colza mantendrá su nivel en torno a las 3.000 hectáreas y la lenteja en torno a las 1.500 hectáreas.

 

En el lado completamente opuesto se encuentran la cebada, la avena, el centeno, los garbanzos y la remolacha, con gran pérdida de superficie sembrada. Así, el primero de ellos pasará de 50.000 a 42.500 hectáreas según los datos de la Junta, mientras que la avena hará lo propio de 17.000 a 12.500 hectáreas o el centeno de 12.000 a 11.500.

 

En la misma situación están tanto el garbanzo como la remolacha, ya que en el primero, y tras la desastrosa campaña del año pasado, los agricultores han decidido disminuir la siembra en 1.400 hectáreas, pasando de 3.900 a 2.500.

 

Por último, la remolacha, otrora cultivo estrella en Salamanca, ha perdido tal relevancia que de cara a esta temporada solo se prevé la siembra de 1.150 hectáreas, por las 2.000 del año pasado; muy atrás quedan las 5.000 que se llegaron a sembrar en la provincia no hace demasiados años.