Cavaco Silva gana en Portugal y no necesita la segunda vuelta

Escrutinio y sondeos. Coinciden y el actual jefe de Estado vence de forma clara con más del 50% de los votos. Fallos y abstención. Fueron las dos características de la jornada electoral en el país luso
AGENCIAS
El escrutinio provisional de las elecciones presidenciales celebradas ayer en Portugal confirma la victoria del actual jefe de Estado, Anibal Cavaco Silva, en primera vuelta, anunciada por las proyecciones de las cadenas de televisión. El conservador Cavaco obtiene el 57,1 por ciento de los votos, en el recuento oficial de casi el 70 por ciento de las circunscripciones electorales del país, según datos de la Comisión Nacional Electoral (CNE). Los resultados de los sondeos a pie de urna se cumplen también en el caso del principal rival del actual presidente, el socialista Manuel Alegre, que aparece en segundo lugar con el 18,81 por ciento de los votos. El jefe de Estado obtiene en esos sondeos, habitualmente muy certeros en otras elecciones, entre el 51,2% y el 58%, en tanto que su principal rival, Manuel Alegre, del Partido Socialista que gobierna Portugal, logra entre un 17,1 y un 21%.

La jornada electoral registró, según las mismas proyecciones, una alta abstención, entre el 49 y el 54%, y antes del cierre de los colegios de votación, la Comisión Nacional de Elecciones (CNE), reconoció que se habían producido fallos en el sistema informático y en la utilización del carné digital de ciudadano.

Los colegios abrieron a las 08.00 hora local y GMT y cerraron a las 19.00 en el Portugal continental y el archipiélago de Madeira, aunque la votación no se dio por concluida hasta su finalización, una hora después en las occidentales islas Azores.

Tanto Cavaco como Alegre exhortaron a la población a acudir a las urnas y desafiar el clima anormalmente frío que vive Portugal, sumido además en una grave crisis económica que dominó las dos semanas de campaña electoral.

Si el escrutinio oficial de los comicios confirma la victoria del líder conservador, Portugal vivirá una nueva cohabitación política con el PSD en la jefatura del Estado y el primer ministro, el socialista, José Sócrates, en el poder Ejecutivo.

La jornada electoral ha estado marcada por una elevadísima abstención, que según las proyecciones de la televisión pública RTP sitúa entre el 49 y el 54%, superior a la registrada durante en los dos últimos comicios y que podría convertirse en la mayor abstención de siempre. En 2006, cuando Cavaco Silva venció por primera vez, la abstención fue del 38%, mientras que en 2001, cuando Jorge Sampaio fue elegido para su segundo mandato en Belém, la abstención superó el 50%.

Según el portavoz de la Comisión Nacional de Elecciones (CNE), por detrás de la baja participación podría encontrarse un fallo en los servicios electrónicos del Gobierno para que los electores conocieran su nuevo número de elector. Los portadores del recientemente implementado carné de ciudadano tenían que acceder a un servicio de mensajería electrónica para conocer la mesa en la que debían votar. El fallo de este sistema electrónico ha provocado largas filas en algunos colegios electorales que llegaron a superar las dos horas.