CataluĂąa implanta en solitario a partir de este sĂĄbado el euro por cada receta

La tasa, bautizada por el Govern como "tique moderador", se solaparĂĄ asĂ­ a partir del 1 de julio con el aumento del porcentaje que pagan los ciudadanos

CataluĂąa cobra a partir de este sĂĄbado un euro por cada receta que tramite el Servicio CatalĂĄn de la Salud (CatSalut), una medida Ăşnica en EspaĂąa y que entra en vigor una semana antes de que funcione el nuevo copago farmacĂŠutico decretado por el Gobierno.

La tasa, bautizada por el Govern como "tique moderador", se solaparĂĄ asĂ­ a partir del 1 de julio con el aumento del porcentaje que pagan los ciudadanos por cada medicina, que oscilarĂĄ en funciĂłn de la renta entre el 40% y el 60% del total, y que en el caso de los pensionistas serĂĄ del 10%.

El conseller de Salud, Boi Ruiz, ha insistido en que el euro por receta es "plenamente legal", ha reiterado que la intenciĂłn es fomentar un consumo mĂĄs responsable de las medicinas y un uso mĂĄs eficiente de los recursos sanitarios, y ha calculado que con la nueva tasa se recaudarĂĄn unos 100 millones de euros cada aĂąo.

Asociaciones de usuarios y pacientes han criticado el proyecto e incluso han solicitado al Gobierno que la impugne para evitar su aplicaciĂłn, una eventualidad que no se ha concretado ante la peticiĂłn de la Generalitat de que se entienda que el objetivo final de reducir el dĂŠficit sanitario es compartido por el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy.

Adicionalmente, los colegios de farmacĂŠuticos y enfermeras han criticado el euro por receta, alegando que va contra la equidad del sistema y penaliza a los mĂĄs enfermos, y el sindicato Metges de Catalunya (MC) ha lamentado la imposiciĂłn de una medida que ven injusta.

En 2011 el CatSalut cursĂł 155 millones de recetas en CataluĂąa que supusieron un desembolso de 1.692 millones de euros, lo que, junto con los 600 millones que costaron los medicamentos dispensados en hospitales, llevaron a la comunidad a que uno de cada cuatro euros gastados en salud se destinaran a pagar medicinas.

AsĂ­ las cosas, las farmacias catalanas han registrado un aumento de entre el 15% y el 20% en la dispensaciĂłn de fĂĄrmacos durante el mes de junio respecto al mismo mes del aĂąo pasado.

SALVEDADES EN EL PAGO
El Govern ha excluido a 127.000 personas del pago: los beneficiarios de una pensiĂłn no contributiva, y los incluidos en el programa de la renta mĂ­nima de inserciĂłn, en la Ley de integraciĂłn social de minusvĂĄlidos (Lismi) y en el Fondo de Asistencia Social (Fas).

La exclusiĂłn, sin embargo, no alcanza a los pensionistas del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, que no superan los 400 euros mensuales, y las cifras del aumento de la pobreza fruto de la crisis, que alcanza ya al 20% de la poblaciĂłn, demuestran que las salvedades solo alcanzarĂĄn a un porcentaje mĂ­nimo de los catalanes.

Asimismo, para no penalizar excesivamente a los enfermos crĂłnicos, Salud ha marcado un tope mĂĄximo de 61 euros al aĂąo por persona, una casuĂ­stica que afectarĂĄ a cerca de 800.000 personas cada aĂąo --el 30% de los catalanes no reciben ninguna receta--, y ha eximido tambiĂŠn del pago a los fĂĄrmacos que cuesten menos de 1,67 euros.

Los usuarios que se nieguen a pagar la tasa serĂĄn considerados "deudores" de la Generalitat, y por ello ĂŠsta les reclamarĂĄ el pago y el consiguiente recargo por morosidad; ademĂĄs deberĂĄn rellenar un formulario con sus datos, y si se niegan el farmacĂŠutico no les dispensarĂĄ el medicamento.