Castilla y León se mantiene como la quinta comunidad menos endeudada de España

La deuda viva de la región asciende a 5.071 millones de euros, el 3,8% del total nacional

Castilla y León continúa teniendo un reducido nivel de endeudamiento en comparación con otras comunidades, tanto en términos absolutos como relativos. De acuerdo con el balance que ha hecho público hoy el Banco de España, a 30 de junio de 2010 la deuda del conjunto de las autonomías ascendía a 133.172 millones de euros, de los que únicamente 5.071, el 3,8% del total, eran aportados por la región.

El volumen global de endeudamiento de las autonomías que se contabiliza a efectos del Sistema Europeo de Cuentas (SEC) equivale al 12,4% del PIB nacional, casi cuatro puntos por encima del 8,7% de Castilla y León. Este porcentaje certifica la solvencia de las finanzas regionales y mantiene a la comunidad como la quinta menos endeudada del país.

El incremento que ha experimentado la deuda viva de Castilla y León respecto al primer trimestre se debe al hecho de que entre enero y junio de este año la Administración General de la Comunidad ha formalizado la mayor parte del endeudamiento a largo plazo presupuestado para 2011, que ascendía a 993 millones de euros.

Esto ha sido posible debido a la buena situación de las cuentas autonómicas, que permite mantener el acceso de Castilla y León al crédito, a pesar de la persistencia e intensidad de la crisis de deuda. Prueba de ello es la última operación formalizada con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que se completó hace justo una semana y ha permitido recibir 300 millones de euros para financiar inversiones en materia de medio ambiente.

A la buena imagen de Castilla y León ha contribuido de manera decisiva que la comunidad fuera una de las ocho únicas autonomías que cumplieron el objetivo de déficit para 2010, con una ratio definitiva del 2,26% frente al límite fijado del 2,4%.

Aportación reducida del sector público
Las estadísticas del Banco de España también revelan la situación de las empresas públicas que no computan a efectos SEC. En Castilla y León su endeudamiento ascendía a 398 millones de euros en el primer semestre, cantidad que representa el 0,7% del PIB y está en consonancia con el reducido tamaño del sector público de la comunidad.

La suma de la deuda viva de la parte de la Administración autonómica que contabiliza el Sistema Europeo de Cuentas (5.071 millones de euros) y la que no (398) da como resultado un endeudamiento global del sector público regional es de 5.469 millones entre enero y junio, el 3,7% de los 149.514 registrados en el conjunto de España. En relación al Producto Interior Bruto la posición relativa de la comunidad respecto al resto también es muy favorable, puesto que se sitúa en la cuarta posición de la tabla.

Una cartera de deuda diversificada y ponderada
La cartera de deuda de Castilla y León está concertada en moneda euro en su totalidad, por lo que no existen riesgos asociados a las fluctuaciones del tipo de cambio. Además está oportunamente diversificada, ya que el 27% son emisiones de deuda, en torno al 61% son préstamos y casi el 12% se articula a través de préstamos schuldschein, una modalidad de crédito que permite acceder a inversores alemanes especializados en financiar a la Administración pública.

También está muy ponderada la distribución geográfica de los prestamistas, puesto que el 58% del endeudamiento regional está contraído con entidades financieras nacionales y el 52% con firmas extranjeras. Entre estas últimas destaca el Banco Europeo de Inversiones, que se mantiene como principal prestamista de la comunidad.