Castilla y León registra un incremento del 1,6% del PIB en el tercer trimestre

Foto contabilidad trimestral

Hasta el tercer trimestre del año se han contabilizado 27.025 nuevos empleos a tiempo completo en la Comunidad.

Castilla y León ha registrado un incremento del PIB del 1,6 por ciento en el tercer trimestre del año, lo que, como ha señalado la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, confirma una "tendencia positiva" en la economía que lleva a pensar que se "cumplirán las previsiones" que apuntan a acabar 2014 con un crecimiento del 1,4 por ciento y con un aumento del empleo del 0,2 por ciento.


Del Olmo ha detallado además que de enero a septiembre se ha registrado un incremento de empleo a tiempo completo del 1,4 por ciento hasta los 27.025 nuevos puestos de trabajo, con aumentos más relevantes en el sector industrial y en los servicios de mercado.

La consejera de Hacienda ha desgradano este lunes los datos de la contabilidad regional del tercer trimestre en el que se confirma la tendencia "creciente" de la economía con la esperanza de que estos "buenos datos" lleven a una mayor creación de empleo.

En concreto, el PIB de Castilla y León ha registrado un crecimiento interanual en el tercer trimestre de 2014 del 1,6 por ciento, tres décimas más que el anterior, aunque la variación intertrimestral pasa del 0,6 por ciento al 0,4 por ciento en este periodo.

El análisis de la evolución del PIB durante el tercer trimestre de 2014 desde la perspectiva de la oferta refleja un crecimiento del valor añadido bruto en todos los sectores en términos internanuales excepto en las ramas agrarias.

Así, el sector primario ha mostrado en el tercer trimestre de 2014 una variación interanual del -1,28 por ciento debido al descenso de la producción agrícola y a un mayor crecimiento de la ganadera.

Por su parte, la industria ha registrado un crecimiento del tres por ciento en este periodo. De este modo, las ramas energéticas se elevaron el 2,7 por ciento interanual como consecuencia del menor incremento de la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua y del descenso por las ramas extractivas, las ramas manufactureras presentaron una variación anual del 3,2 por ciento en este trimestre.

En el sector de la construcción se observó, tras sucesivos trimestres de descensos, como ha destacado Del Olmo, un crecimiento del 0,9 por ciento en el tercer trimestre del año gracias a la aceleración de la actividad en la obra civil y al menor ritmo contractivo en el sector de la edificación residencial y no residencial.

Por su parte, el sector servicios registró un aumento del 1,5 por ciento en el tercer trimestre del año, igual que en el periodo anterior, como consecuencia del mejor comportamiento de los servicios de mercado y la desaceleración de los de no mercado.

Por su parte, la inversión experimentó un incremento del 0,7 por ciento y el sector exterior presentó una aportación positiva al crecimiento del PIB del 1,2 por ciento con una desaceleración de las exportaciones totales y un mayor crecimiento de las importaciones con variaciones del dos por ciento y del 0,7 por ciento.