Castilla y León organiza por primera vez la prueba externa para la obtención de la doble titulación española-francesa en Bachillerato

Pueden concurrir a la prueba los alumnos que, estando matriculados en segundo de Bachillerato en el programa, así lo soliciten. La prueba, que tendrá una parte escrita y una parte oral, se desarrollará en el mes de mayo

El programa de doble titulación Bachiller-Baccalauréat se instituyó en 2008 a partir de un acuerdo entre los gobiernos español y francés. Esta iniciativa permite al alumnado la posibilidad de alcanzar los dos títulos nacionales al acabar el Bachillerato en los centros que ofrecen el currículo mixto. De esta forma, los estudiantes que lo cursen pueden acceder a los estudios superiores, tanto en España como en Francia. Castilla y León fue una de las primeras Comunidades Autónomas en incorporarse a la red de centros Bachibac a nivel nacional, en el curso 2011-2012, en una clara apuesta por la enseñanza de las lenguas extranjeras y la excelencia del alumnado.

 

El pasado curso se puso en marcha en cuatro Institutos de Enseñanza Secundaria de León, Segovia y Valladolid. En estos centros, se imparte un currículo mixto integrador de los contenidos esenciales para el conocimiento de la realidad histórica, social y política de Francia y los alumnos reciben, al menos, un tercio del horario lectivo en lengua francesa en el conjunto del Bachillerato.

 

En la actualidad, 76 alumnos cursan Bachibac en la Comunidad en los cuatro centros en los que se imparte, el IES ‘Eras de Renueva’ de León, el IES ‘La Albuera’ de Segovia y los IES ‘Leopoldo Cano’ y ‘Condesa Eylo’ Alfonso de Valladolid. De ellos, 46 alumnos están matriculados en primero de Bachillerato y 30 en segundo curso. Por otra parte, 41 corresponden a la modalidad de Ciencias y Tecnología y 35, a la de Humanidades y Ciencias Sociales.

 

Los estudiantes que superen todas las materias del Bachillerato obtendrán el título de Bachiller y aquellos que deseen obtener la doble titulación deberán realizar además una prueba externa sobre las materias específicas del currículo mixto correspondientes.

 

El examen será evaluado por un tribunal designado por la Consejería de Educación y sus integrantes serán funcionarios de carrera de los cuerpos de profesores de Enseñanza Secundaria que impartan docencia en las materias específicas del currículo mixto. Además, la Administración francesa podrá designar observadores que participen en el funcionamiento del tribunal. La prueba se realizará íntegramente en lengua francesa y se adaptará al nivel B2 del Marco común europeo de referencia para las lenguas.

 

Excelencia en idiomas


Para acceder al programa Bachibac, los alumnos deben haber cursado la Educación Secundaria Obligatoria en una sección bilingüe hispano-francesa, haber efectuado toda o parte de su escolaridad obligatoria en el sistema educativo de un país de lengua francesa o poder acreditar un nivel equivalente al B1 del Marco común europeo de referencia para las lenguas, en el uso de la lengua francesa al comienzo del Bachillerato.

 

Con objeto de que el alumnado acogido a este programa reciba, al menos, un tercio del horario lectivo en lengua francesa durante el Bachillerato, los centros pueden impartir en francés materias no lingüísticas sin modificación de sus currículos. Además, los estudiantes cursan asignaturas específicas del currículo mixto, como Lengua y Literatura Francesas e Historia de España y Francia. El horario asignado a estas materias se podrá incrementar en un periodo lectivo en primero y segundo curso, respectivamente, de modo que el horario semanal de estos alumnos puede alcanzar las 32 horas lectivas, en lugar de las 30 correspondientes al Bachillerato ordinario.

 

Asimismo, los centros en ejercicio de su autonomía pedagógica pueden diseñar una materia optativa específica cuyos contenidos están relacionados con la cultura y civilización francesas y que se imparte en el espacio de optatividad de los dos cursos del Bachillerato.

 

El alumnado que obtenga la doble titulación de Bachiller-Baccalauréat puede acceder a las universidades españolas sin necesidad de realizar la fase general de la prueba de acceso, como procedente de un sistema educativo de la Unión Europea. No obstante, podrá presentarse a las pruebas de la fase general si así lo estima oportuno y a la fase específica, con el fin de mejorar su nota de acceso.