Castilla y León, "modélica" en el desarrollo de la ley de Dependencia, ha perdido 853 dependientes

La Dependencia pierde beneficiarios, prestaciones y solicitudes
El Sistema Nacional de Atención a la Dependencia (SAAD) ha perdido por primera vez, en mayor o menor medida, beneficiarios, prestaciones y solicitudes, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, que recoge Europa Press. En el caso de Castilla y León, ha perdido 853 dependientes.

Así, con fecha 1 de septiembre, la estadística refleja que el número de dependientes con prestaciones se ha reducido en un mes en 4.814 casos, los dictámenes en 7.953 y las prestaciones en 6.814. Además, hay 4.459 grandes dependientes y 2.298 graves dependientes menos que en los dictámenes del mes anterior.

Desde que se empezara a aplicar la Ley para la Autonomía Personal y Atención a las personas en Situación de Dependencia en 2006, nunca se había registrado un descenso generalizado la mayoría de los indicadores estadísticos del sistema.

"Es obvio que el SAAD se destruye por inanición", indica la Asociación Estatal de Gerentes y Directores de Servicios Sociales, que ha analizado los nuevos datos, y ha advertido de que seis de las 17 comunidades autónomas, más las ciudades de Ceuta y Melilla, presentan resultados negativos con respecto al mes anterior.

Sólo Extremadura y Galicia tienen más beneficiarios y, por el contrario, la Comunidad de Castilla y León, que ha sido "modélica" en el desarrollo de la ley, ha perdido 853 dependientes durante el mes de agosto. Aragón, por su parte, retrocede a datos de 2010.

Al hilo de estos datos, la Asociación de Directores y Gerentes explica que "seguramente, lo que ha ocurrido es que estos beneficiarios han fallecido. Denuncia que "ni siquiera" se ha destinado el ahorro que eso supone para dar una prestación o servicio a una de las 239.097 personas a las que se les ha reconocido el derecho pero no se les ha dado nada.

Así, advierte de que se mantiene la tasa de reposición de beneficiarios, es decir sólo se atiende a los que están en el sistema, "recortando las prestaciones, reduciendo horas de servicio, y aumentando el copago", pero a los que están en la lista de espera "no se les garantiza el derecho".

Por último, Directores y Gerentes destaca el impacto sobre el empleo de estos indicadores, que se traduce en una pérdida de cerca de 1.000 puestos de trabajo este mes, en el que ya se ha aplicado la reducción de un 15 por ciento de la prestación de cuidadores familiares y se ha dejado de cotizar en el convenio especial de la seguridad social por las 177.348 cuidadores familiares, de los que el 93 por ciento son mujeres.

DESCENSO "POR LA VÍA DE LA MUERTE"
Por su parte, el presidente de la Federación de Empresas de la Dependencia (FED), José Alberto Echevarría, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que las administraciones están "amortizando plazas", es decir, que no cubren las vacantes tras el fallecimiento de los usuarios. "La forma de no cubrir la plaza a la que se han comprometido es dejar de valorar a nuevos dependientes", ha señalado.

El presidente de la FED afirma que el descenso de datos no se debe a que haya menos necesidad, sino a que la Administración "se está apeando de su obligación". "Están descendiendo los datos por la vía de la muerte: no te valoro, no te doy el servicio y, al que fallece, no lo cubro", ha alertado, para concluir que "es la muerte dulce".