Castilla y León, la comunidad con mayor descenso de siniestros en la construcción en 2013

FOTO Construcción

Registró 10 fallecidos y casi 2.000 accidentados graves, un 6% menos que en el año anterior.

Castilla y León fue en 2013 la comunidad española con mayor descenso de accidentes en el sector de la construcción, con casi un seis por ciento de caída con respecto al ejercicio anterior.


En total, se registraron diez siniestros mortales y casi 2.000 incidentes de cierta gravedad, según los datos provisionales aportados este martes por el director general de Trabajo de la Junta, Carlos Díez, durante la presentación en Segovia de los resultados del Programa de Apoyo en Prevención a Empresas de la Construcción desarrollado por la Fundación Laboral de la Construcción.

En Castilla y León, el índice de accidentes se situó en torno a 59 por cada 1.000 trabajadores el pasado año, frente a los 64 de 2012. El descenso de la siniestralidad se ha rebajado en más de un cien por ciento con respecto a los periodos de 2005, 2006 y 2007, correspondientes a los de mayor actividad en el sector, si bien se debe tener en cuenta que en años como 2007 se registraban 100.000 activos en la construcción, mientras que en 2013 esa cifra disminuyó hasta los 83.000.

Carlos Díez ha lamentado en declaraciones recogidas por Europa Press que a pesar de los datos positivos continúa habiendo siniestralidad en este ámbito, en el que se supera la tasa de incidencia media existente en otros sectores de trabajo, que se sitúa en 27 accidentes por cada 1.000 trabajadores.

La Junta, según ha dicho, tiene como reto la siniestralidad cero, de ahí que en el presente año mantendrá todas las acciones y la dotación económica dirigidas a conseguir ese objetivo. Dentro de esa política se enmarca el Programa de Apoyo en Prevención de la Fundación Laboral de la Construcción, al que el Gobierno regional destinará 368.810 euros en 2014 para su cofinanciación, la misma cuantía que en 2013. En los últimos 14 años la Junta ha invertido más de 6,3 millones en esta iniciativa.

El programa incluye visitas a obras, asesoramiento a pie de obra, entrega de documentación divulgativa y asesoramiento telefónico gratuito. Los resultados de 2013, correspondientes al periodo comprendido entre enero y octubre, han sido presentados por el presidente de la Fundación, Emiliano Alonso, en una rueda de prensa en la que han estado presentes los vicepresidentes de la entidad, Pedro Luis Hojas (MCA-UGT) y Germán Tascón (Fecoma-CC.OO) y el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar.

VISITAS A OBRAS

Según recoge la memoria de 2013, el pasado año se realizaron 1.678 visitas a obras, de las cuales sólo dos fueron rechazadas. Se hicieron además 1.482 visitas a empresas y sólo dos, igualmente, fueron rechazadas. Construcciones de edificios (42,5%), rehabilitaciones y reformas (26%), intervenciones en cubiertas (11%) y obra civil (5%) fueron los tipos de obra que centraron las visitas. Durante las mismas, la Fundación constató que más del 90 por ciento de las plantillas constan de menos de seis trabajadores.

En cuanto a las propuestas de corrección de las situaciones de riesgo detectadas, se subsanó en el acto el 3,59 por ciento durante la primera visita y más de 5.000 quedaron sin corregir (el 96,2 por ciento). En una segunda visita se comprobó que el 31 por ciento había puesto soluciones de manera aceptable tras el encuentro anterior, pero que el 34 por ciento aún no había hecho las correcciones pertinentes.

INCIDENCIA DE LA CRISIS EN LA PREVENCIÓN

Durante la rueda de prensa, los responsables de la Fundación han puesto de manifiesto la repercusión negativa que la crisis está teniendo en el sector. Al respecto, Pedro Luis Hojas ha indicado que, al ser preguntadas por la no corrección de los riesgos, las empresas apuntan hasta en un diez por ciento de los casos que ello desequilibra el presupuesto de la obra.

Esa situación refleja, a juicio del vicepresidente, la manera en que se accede a los contratos, a menudo con costes tan ajustados que no hay margen para destinar parte de la partida a prevención de riesgos laborales. Hojas ha hecho un llamamiento a los empresarios para que no "relajen" este aspecto y sigan invirtiendo en él.

Del mismo modo se ha expresado Tascón, quien considera que el principal riesgo está precisamente es ese recorte en medidas de prevención. Emiliano Alonso ha matizado en este sentido que todas las obras cuentan con un plan de seguridad, que es seguido por las empresas y sometido a control, pero que sin embargo hay fallos ocasionales en la aplicación de las medidas que derivan en accidente laboral.

El director general de Trabajo ha manifestado por su parte que, al margen de los principios ético y legal, a la hora de prevenir riesgos rige también un criterio económico, pues es menos costoso para las empresas prevenir que las consecuencias que implican no hacerlo y existe, por tanto, un retorno de la inversión.