Castilla y León es la tercera región en tasa de mortalidad, con 1.086 defunciones por cada 100.000 habitantes

La provincia de Salamanca es la tercera de la Comunidad con 3.713 muertes en 2010

Castilla y León es la tercera comunidad autónoma --tras Asturias y Galicia-- que registró una mayor tasa de mortalidad en 2010, con 1.086,1 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, según recoge la estadística hecha pública este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Concretamente, la estadística, que recoge datos de 2010, señala que Castilla y león registró en ese ñao un total de 27.097 muerte -un 0,44 por ciento menos que el año anterior-, de las que 14.247 correspondieron a hombres y 12.850 fueron mujeres.

Por provincias, el mayor número de fallecimientos registrados en 2010 tuvo lugar en León, con 5.793 defunciones; seguida de Valladolid, con 4.663; Salamanca, con 3.713; Burgos, con 3.552; Zamora, con 2.505; Ávila, con 2.062; Palencia, con 2.012; Segovia, con 1.669 y Soria, con 1.128.

La principal causa de muerte en Castilla y León durante 2010 fueron las enfermedades del sistema circulatorio que causaron 8.437 muertos en la región, y, entre ellas, los accidentes cerebrovasculares causaron 2.032 fallecimientos, otras enfermedades del corazón con, 1.541 muertes; el infarto de agudo de miocardio, 1.391, y la insuficiencia cardiaca, 1.161 muertes.

En segundo lugar, el cáncer causó en Castilla y León 7.957 muertes, siendo el tumor maligno de tráquea, bronquios y pulmón, una patología de la que en 2010 fallecieron 1.220 personas, mientras que el tumor maligno de colón causó 942 muertes en la región.

DATOS NACIONALES.

En el año 2010 se produjeron en España 382.047 defunciones, 2.886 menos que las registradas en 2009, lo que significa un descenso del 1,1 por ciento. Los datos provisionales de defunciones, según la causa de muerte el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestran que el mayor aumento de defunciones (2,9 por ciento) se ha producido en las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, señalando el Alzheimer como la principal enfermedad.

En total fallecieron 183.926 mujeres (un 1 por ciento menos que el año anterior) y 198.121 hombres (un 0,5 por ciento menos). La tasa bruta de mortalidad se situó en 829,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes, lo que supuso un descenso del 1,1 por ciento respecto al año anterior. Por sexo, la tasa femenina se situó en 786,8 fallecidas por cada 100.000 mujeres, mientras que la masculina fue de 872,9 por cada 100.000 hombres.

Las tres principales causas de muerte por grandes grupos de enfermedades fueron las enfermedades del sistema circulatorio (responsables de 31,2 de cada 100 defunciones), que mantiene el descenso de los últimos años (-0,8 por ciento); los tumores (28,1 de cada 100), que ascienden con un 2 por ciento más de fallecidos, y las enfermedades del sistema respiratorio (10,5 de cada 100), que también han descendido (-7 por ciento).