Castilla y León es la primera comunidad que logra alcanzar la plena atención a la dependencia

Alicia García ha resaltado que estos resultados han sido posibles gracias a la dedicación y el esfuerzo de todos los profesionales implicados.

Castilla y León da por concluida la incorporación de dependientes de Grado I al sistema de dependencia y, con ello, logra alcanzar la plena atención a la dependencia. Así lo ha señalado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, en un acto al que ha acudido a inaugurar una nueva unidad de atención a la discapacidad invitada por el Centro Asistencial San Juan de Dios en Palencia.

 

La Junta de Castilla y León, una vez que la plena atención a los dependientes de Grado II y III es una realidad consolidada en la Comunidad desde hace tiempo, había asumido el compromiso de integrar en el sistema en el plazo de un año a los dependientes de Grado I. Y esa es ya también una realidad en Castilla y León con la incorporación de más de 21.000 personas de Grado I al sistema desde julio del año pasado, lo que hace que Castilla y León cuente en la actualidad con más de 26.000 personas de Grado I recibiendo prestación.

 

Alicia García ha resaltado que esto ha sido posible gracias a todos los profesionales implicados, por un lado los profesionales de las corporaciones locales, tanto de los CEAS como personal de las propias corporaciones locales y, por otro lado, los profesionales de las gerencias territoriales de Servicios Sociales, a los que ha trasladado su felicitación por la dedicación y el esfuerzo que han realizado durante este último año. Gracias al esfuerzo de todos estos trabajadores de los Servicios Sociales Castilla y León en la primera Comunidad Autónoma en incorporación de dependientes de Grado I y en la primera en alcanzar la plena atención a la dependencia.
 

La Comunidad ha incorporado a cerca del 99 % de los dependientes de Grado I, lo que suponen más de 26.000 personas y lista de espera prácticamente inexistente. Esta cifra, que supone alcanzar la plena dependencia de Grado I, está muy por encima de la media española, que se situaba el mes pasado en el 34,47 %.

 

En Castilla y León el número de personas que están recibiendo prestaciones en relación con la población está muy por encima de la media nacional, el 3,32 % frente al 1,77 % nacional y es el más alto de España. La Comunidad se encuentra también por encima de la media española en lo que respecta a solicitudes en relación con la población, un 4,74 % frente al 3,46 % nacional. En Castilla y León el 98,2 % de las personas dependientes de cualquiera de los grados con derecho a prestación ya las reciben, más de 30 puntos por encima de la media nacional, que era el mes pasado del 68,41 %, situándose así a la cabeza de las comunidades autónomas en la concesión de prestaciones.

 

Junto a esto, en la Comunidad se ha flexibilizado el acceso a las prestaciones y ampliado sus compatibilidades para garantizar de esta manera una atención ‘a la carta’. De esta forma, una misma persona puede recibir dos prestaciones, lo que hacen actualmente más de 22.000 personas dependientes que reciben dos prestaciones. La Junta destina en 2016 a la atención a las personas dependientes 514 millones de euros, 21 millones más que el año pasado.

 

UNIDAD DEL ÁREA DE DISCAPACIDAD EN SAN JUAN DE DIOS

 

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, durante la inauguración de la nueva unidad ‘Padre Celedonio’ del área de discapacidad del Centro Asistencial San Juan de Dios, en Palencia, ha señalado también que esta unidad, que en la actualidad atiende a 87 personas con discapacidad, y que puede llegar a atender hasta un total de 98 personas con discapacidad y con alteraciones de comportamiento asociado, supone un avance en la calidad de la atención, ya que está orientada a dar una atención integral y especializada a las personas.

 

Junto a esto, García ha asegurado que la nueva unidad supone un paso más en el modelo de atención, basado en una atención centrada en la persona en función de sus necesidades, una atención en la que se trabaja de manera individualizada, a través de los planes individualizados de cada persona los distintos aspectos como son salud, autonomía personal, habilidades sociales o integración comunitaria, en los que la persona, junto con su familia, son el eje central de la intervención.

 

Alicia García ha destacado la larga y estrecha colaboración de la Junta de  Castilla y León y la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, colaboración que en el año 2015 supuso por parte de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades  una financiación cercana a los seis millones de euros dirigidos a la atención de personas con discapacidad, personas mayores y personas drogodependientes. Una financiación que permite el mantenimiento de 150 plazas concertadas de personas mayores y 351 plazas para personas con discapacidad; potenciar el proyecto ‘En mi Casa’; la financiación de los itinerarios de empleo; el mantenimiento de 45 plazas residenciales para personas drogodependientes; la atención ambulatoria y programas de entrenamiento en habilidades laborales y la atención residencial de personas dependientes a través de la prestación vinculada.