Castilla y León es la autonomía con más personal médico de Atención Primaria

Fue la única que superó en 2012 el ratio de un facultativo por cada 1.000 tarjetas sanitarias.

Así se desprende del informe de Indicadores Clave del Sistema Nacional de Salud (SNS), relativo al 2012, que también indica que los castellano-leoneses muestran un elevado nivel de satisfacción con la sanidad pública.

Castilla y León (que con sus 2.469.000 habitantes, representa el 5,35 % de la población española) es la autonomía con el mayor número de personal médico de Atención Primaria. Fue la única que superó en 2012 el ratio de un facultativo por cada 1.000 tarjetas sanitarias, al registrar un valor de 1,10. Es la misma cifra que en 2011 y muy superior a la media nacional, que se sitúa en 0,77. Un 46,98 % de estos profesionales en Castilla y León son mujeres (frente al 52,89 % del conjunto español). También resulta elevado el número de personal de enfermería de Atención Primaria en nuestra comunidad, con un total de 0,87 por cada 1.000 tarjetas, si lo comparamos con la media española (de 0,64); en este caso, también es mayor el número de mujeres que desempeñan esta labor (el 86,17 %) que en el conjunto del país (77,01).

 

Así se desprende del informe de Indicadores Clave del Sistema Nacional de Salud (SNS) relativo al 2012, presentado el pasado 20 de agosto por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Estos indicadores, seleccionados por consenso entre las administraciones representadas en el Consejo Interterritorial del SNS, abarcan los aspectos considerados más relevantes de la salud y del sistema sanitario español. Su desarrollo se ha realizado en colaboración con las Comunidades Autónomas a través de la Subcomisión de Sistemas de Información del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

 

ELEVADO NIVEL DE SATISFACCIÓN, SOBRE TODO ELLOS

 

El 91,45 % de quienes pasaron por los servicios de Atención Primaria de Castilla y León en 2012 se mostraron satisfechos con la atención recibida. Son casi 6 puntos más que en 2011 y casi 4 sobre la media nacional (de 87,56 %). En la consulta del médico especialista, el porcentaje de satisfacción es del 80,65 % (83,46 % en España), y algo parecido sucede con la atención recibida en los servicios de urgencias con un 81,46 % (79,38% a nivel nacional). Por último, respecto al ingreso hospitalario, el porcentaje de satisfacción alcanza el 87,88 % (86,70 %en todo el país). En todos los casos, los hombres muestran un mayor grado de satisfacción con la atención recibida que las mujeres; la diferencia entre sexos se incrementa hasta el 17,5% en el caso de los servicios de urgencias de Castilla y León, algo que no sucede a nivel nacional, donde el sesgo por sexos no supera en ningún caso el 3 %.

 

Por otro lado, los castellano-leoneses le dan una nota de 7,98 a los profesionales sanitarios en lo referente al conocimiento de su historial y al seguimiento de sus problemas de salud en Atención Primaria (7,52 en el global español). Nota parecida consigue la información recibida en la consulta del médico especialista, con un 7,69 (de nuevo, superior a la media nacional del 7,30).

 

 

TIEMPOS Y NÚMERO DE PACIENTES EN ESPERA

 

A nivel nacional, el número de pacientes en espera de intervenciones quirúrgicas no urgentes en 2012 se situó en 11,82 por 1.000 habitantes. Traumatología y oftalmología fueron las especialidades con mayor número de personas en esta situación; cirugía cardíaca, la que menos. Fue en esas mismas áreas donde también se registró un mayor número de pacientes en espera de una consulta especializada; de media, 35,94 pacientes por cada 1.000 permanecieron a la espera por este motivo.

 

En cuanto a los tiempos de espera, la media para intervenciones quirúrgicas no urgentes se situó en 2012 en 76 días (3 más que el año anterior). La especialidad con un mayor tiempo de espera fue traumatología (con 90 días); las que menos, cirugía cardíaca y ginecología (con 55 días). El tiempo de espera para ser atendido en una consulta especializada fue de 53 días (la que más, ginecología, con 79; la que menos, cirugía general, con 33).

 

NOTIFICACIÓN DE REACCIONES ADVERSAS DE MEDICAMENTOS

 

Castilla y León registró una tasa de notificación de reacciones adversas de medicamentos de 0,18 por cada 1.000 habitantes en 2012, casi la mitad que en el resto de España (0,33); un 55,56 % de ellas corresponde a reacciones adversas graves. Son las mujeres las que más sufrieron este tipo de complicaciones (con una tasa 0,20 frente al 0,16 de los hombres); una tendencia que también se observa a nivel nacional (0,38 ellas; 0,28 ellos).