Castilla y León, el destino preferido para el turismo de interior

Castilla y León recibió más de 642.000 viajeros que hicieron 1.4 millones de pernoctaciones en establecimientos rurales. Es un nuevo récord y convierte a la comunidad en líder nacional, por delante de Cataluña y Baleares.

Un total de 642.251 viajeros pasó por los alojamientos de turismo rural existentes en Castilla y León a lo largo de 2015, un 8,61 por ciento más que en el año anterior cuando se registraron 591.283 viajeros, según la Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos emitida por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogida por Europa Press. 

 

Además, en Castilla y León las pernoctaciones en alojamientos rurales en 2015 alcanzaron las 1.418.651, de las que 1.327.211 fueron de residentes españoles mientras que las 91.442 restantes procedieron de residentes en el extranjero. Esto supone un incremento del 4,6 por ciento de las pernoctaciones respecto al año anterior, aunque por debajo de la media (12,9 por ciento).

 

Estas cifras sitúan a Castilla y León como la primera región en número de pernoctaciones en 2015, por delante de Cataluña (1.060.772) o Baleares (823.620). Castilla y León también fue el destino preferido en diciembre, con 142.855 pernoctaciones, un 10,7 por ciento más que en el mismo mes de 2014 (12,4 por ciento en España), con el 23,2 por ciento de las pernoctaciones de los españoles, la mayor del país. Sin embargo y según la misma Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos, la estancia media en los establecimientos rurales de Castilla y León a lo largo de 2015 fue de 2,21 días, de nuevo por debajo de la media nacional (2,71 días).

 

En total, el número de viajeros en 2015 en Castilla y León alcanzó los 642.251 (3.222.266 en toda España), de los que 593.313 (2.685.551 en todo el país) eran residentes en España y 48.939 (536.716 en todo el país) en el extranjero. Respecto al número de alojamientos abiertos en Castilla y León en 2015 ascendió a 3.292 (15.305 en España), con 28.818 plazas estimadas (142.994 en todo el país) y el personal empleado ascendió a 4.546 (21.971 en el país). De este modo, Castilla y León se mantiene en la comunidad que más personas emplea en turismo rural, seguida de lejos por Cataluña (2.700), Andalucía (2.144) y Castilla-La Mancha (1.833).

 

Por su parte, el grado de ocupación en los establecimientos rurales de la Región fue del 13,38 por ciento por plazas (16,56 en el resto de España), 29,61 por ciento en cuanto a las plazas en fin de semana (29,45 por ciento como media nacional) mientras que por habitaciones la ocupación se situó en el 16,10 por ciento, frente al 20,03 del resto del país. El grado de ocupación más elevado correspondió a Baleares, con un 51,43 por ciento de las plazas ocupadas en 2015. Por fines de semana, la más ocupada fue Baleares, con un 53,07 por ciento, seguida de País Vasco (40,57) y La Rioja (40,62).

 

 

SEIS PROVINCIAS ENTRE LAS QUINCE CON MÁS PERNOCTACIONES

 

Entre las quince provincias con un mayor número de pernoctaciones en establecimientos rurales durante 2015 se encuentran Ávila (291.353 pernoctaciones y sexto puesto en el ranking), Segovia (210.854 pernoctaciones y octavo puesto), Salamanca (175.102 pernoctaciones y undécimo puesto), León (173.288 pernoctaciones y duocédimo puesto), Soria (170.805 pernoctaciones y puesto número trece) y Burgos (153.284 pernoctaciones y puesto número catorce).

 

La estancia media en estas seis provincias fue de 2,50; 1,96; 2,18; 2,28; 2,41 y 2,06 días, respectivamente. En cuanto al número de viajeros, los establecimientos rurales de estas provincias recibieron la visita de 116.568, 107.387, 80.249, 75.939, 70.855 y 74.590 personas, respectivamente. 

 

Por procedencia, Madrid fue la comunidad que aportó más viajeros a la comunidad castellanoleonesa en 2015 (48,98 por ciento), seguida de Castilla y León (16,27 por ciento), País Vasco (7,30 por ciento) y Cataluña (3,57 por ciento)Las viajeros españoles que más pernoctaron en los alojamientos de turismo rural de Castilla y León durante 2015 también fueron los madrileños (47,14 por ciento), seguidos de los castellanoleoneses (16,23 por ciento), los vascos (7,39 por ciento) y los catalanes (4,45 por ciento). Por su parte, los precios de los alojamientos de turismo rural aumentaron un 1,95 por ciento en agosto, frente a un 0,93 por ciento en el resto del país.