Castilla y León comienza la campaña de vacunación contra la gripe y el neumococo que se ampliará hasta el 29 de noviembre

Castilla y León se mantiene en segundo puesto en cantidad de vacunaciones entre el conjunto de las comunidades, detrás de La Rioja, y es la primera de entre las pluriprovinciales.

La vacunación contra la gripe y el neumococo en Castilla y León se ampliará a siete semanas y se desarrollará del 14 de octubre al 29 de noviembre en una campaña en la que la Junta intensificará la información para intentar aumentar la vacunación entre los profesionales sanitarios hasta el 30 por ciento desde casi el 27 por ciento del año anterior.

 

Así lo ha señalado el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, quien ha insistido en que la vacuna antigripal es la mejor medida preventiva para evitar las complicaciones de esta enfermedad, para lo que hay que solicitar cita previa en los centros asistenciales de Atención Primaria, algo que se recomienda hacer de forma escalonada.

 

La Consejería de Sanidad dispone de 700.000 unidades de vacunales antigripales y 45.000 frente a la enfermedad neumocócica, a cuya adquisición se han destinado en total 3.173.976 euros (2,733 millones para las primeras y 440.000 para las segundas), lo que supone un ahorro del 8 por ciento respecto al año anterior y de casi un 39 por ciento en los últimos tres ejercicios, debido a la compra centralizada.

 

Las vacunas frente a la gripe se dividen en 365.000 dosis de vacuna antigripal reforzada, para personas de 70 años o mayores y 335.000 unidades fraccionadas, para los menores de esa edad.

 

El consejero de Sanidad, quien ha explicado que la campaña se prevé similar a la del año pasado, ha incidido en la importancia de la vacunación contra la gripe, que contraen entre un 5 y un 15 por ciento de la población española, aunque la tasa de incidencia durante el periodo 2012/2013 en Castilla y León se ha estimado en un 2 por ciento, es decir, unas 50.000 personas.

 

También ha indicado que, según estudios recientes, el coste por paciente ambulatorio con gripe se cifra en 940 euros, mientras que en las hospitalizaciones sube hasta 6.236, a lo que se suman los posibles costes laborales y sociales derivados de posibles bajas laborales, por ejemplo.

 

PROFESIONALES Y CRÓNICOS

 

Sanidad intentará potenciar e incrementar la vacunación entre dos colectivos concretos como el de los enfermos crónicos y los profesionales sanitarios. En el caso de estos últimos, la vacunación se considera primordial ya que, al estar en contacto directo con pacientes, no sólo tiene el riesgo de sufrir la enfermedad sino que pueden ser transmisores del virus.

 

Sacyl desarrolla acciones específicas, tanto de sensibilización como de acceso a la vacuna, dirigidas a alcanzar unas coberturas mínimas en cada de sus gerencias de Primaria, Especializada y Emergencias, para llegar, al menos, al 30 por ciento de cobertura vacunal entre los trabajadores sanitarios -el año pasado fue de casi el 27 por ciento--.

 

El consejero ha señalado que para ello se trata de intensificar la información y ha insistido en que esta vacunación no sólo es por la salud de los trabajadores del sistema, sino que trata de evitar posibles contagios y difusión del virus a los pacientes, por lo que ha apelado a la responsabilidad de los profesionales, aunque ha reconocido que esta cuestión tiene "muchas claves".

 

En el caso de los enfermos crónicos, la vacunación les protege ante el agravamiento que, de sus enfermedades de base, puede provocar la gripe, por lo que siempre es recomendable que se inmunicen ante la enfermedad.

 

Para ello, la Junta colabora con las asociaciones de pacientes crónicos de Castilla y León, cooperación que también se amplía a otras alianzas externas con las sociedades científicas, los colegios profesionales sanitarios y las organizaciones sindicales con el fin de ampliar las coberturas vacunales.

 

En este sentido y dentro de la potenciación que está experimentando, tanto en contenidos como en interacción con los usuarios e información sobre agentes de salud, el 'Aula de pacientes de Castilla y León' en Internet, disponible en www.saludcastillayleon.es, ofrece amplia y completa información sobre esta acción preventiva de salud pública, que se añade a la ya existente en el apartado general de 'Vacunaciones' como en los más específicos de 'Profesionales' y de 'Salud laboral' del portal sanitario de la Junta en Internet.

 

POBLACIÓN OBJETIVO

 

La población diana que compone los grupos de riesgo son los adultos y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas (pulmonares, cardíacas, diabéticos, inmunodeprimidos, etcétera), así como personas con discapacidad y/o déficit cognitivo (síndrome de Down, demencias, etcétera); niños y adolescentes, de entre seis y 18 años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe; personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal superior a 40) y mujeres embarazadas, en cualquier momento del embarazo.

 

De la misma forma, se indica la vacunación entre personas institucionalizadas que residan en instituciones cerradas; grupos que pueden transmitir la gripe a personas de riesgo como trabajadores de centros asistenciales de mayores, trabajadores sociales de similar dedicación (atención a crónicos) y cuidadores y convivientes de pacientes de riesgo; servicios esenciales para la Comunidad (bomberos, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Protección Civil, etcétera); trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el Medio Ambiente; y, por último, personal de Educación, especialmente de guarderías y de centros de Educación Infantil.

 

En cuanto a la vacunación contra el neumococo, esta se mantiene para toda la población castellana y leonesa a partir de los 60 años, para las personas que ingresen en instituciones cerradas y centros geriátricos y para los pacientes que presentes enfermedades crónicas de riesgo (enfermos del corazón, bronquíticos crónicos, diabéticos, etcétera) que no hayan sido anteriormente vacunados.

 

La vacunación para la población en la que se indica se llevará a cabo, como otras campañas, mediante la solicitud de cita previa, mientras que en el caso de pacientes hospitalizados, se podrá administrar durante su estancia en los hospitales y, si se trata de personas institucionalizadas en centros de atención a personas mayores o de asistidos, se realizará por medio de la red de Atención Primaria de Sacyl en colaboración con el personal de esos centros.

 

El personal sanitario y socio-sanitario y otros profesionales incluidos en la población diana y que componen grupos de interés para la colectividad podrán recibir la inmunización en sus centros de trabajo y servicios de prevención laboral. Asimismo, la Junta de Castilla y León desarrollará una campaña de vacunación para los empleados públicos de la Comunidad.

 

El consejero ha recordado que en la pasada campaña en Castilla y León  se vacunaron 525.977 personas, lo que supone un 20,76 por ciento del total, unas 65.000 personas menos que en 2011, circunstancia que se vio provocada por la suspensión cautelar y aplazamiento decretado por las autoridades sanitarias europeas y españolas ante una partida de vacunas que, aunque tenían la misma efectividad, presentaban problemas de calidad.

 

Aun así, Castilla y León se mantiene en segundo puesto en cantidad de vacunaciones entre el conjunto de las comunidades, detrás de La Rioja, y es la primera de entre las pluriprovinciales.

 

En concreto, entre la población de 60 a 64 años, se vacunó al 28,10 por ciento; igual o mayor de 65 años, el 63,81; igual o mayor de 75, el 72,67; población institucionalizada, el 91,60 por ciento; y entre personal sanitario de la Comunidad, el 26,92 por ciento vacunados.