Castilla y León acumula un déficit hasta julio de 393 millones de euros, el 0,71 por ciento de PIB

El Estado reduce su déficit un 22% hasta agosto y lo sitúa en el 2,53% del PIB.

El déficit de Castilla y León en los siete primero meses del año ha alcanzado los 303 millones de euros, lo que supone el 0,71 por ciento del PIB, un 0,01 por ciento por encima del límite fijado para las comunidades autónomas en 2015 del 0,7 por ciento, según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.


Esta cifra es superior a la registrada en el mismo periodo de 2014 cuando hasta julio de 2014 --97 millones de euros más--. Así el pasado año se contabilizó en la Comunidad un déficit de 296 millones de euros, lo que suponía el 0,56 por ciento del PIB.

En concreto, la Administración Central redujo su déficit un 20,4 por ciento hasta julio y lo situó en el 2,19 por ciento PIB, mientras que los Fondos de la Seguridad Social registraron un saldo negativo de 2.197 millones (0,20 por ciento del PIB) y las comunidades autónomas de 7.900 millones, un 16,2 por ciento menos y el 0,73 por ciento del PIB, ligeramente por encima del objetivo anual (0,7 por ciento).

Todas las regiones cerraron los siete primeros meses en déficit menos Baleares (+0,39%), con Extremadura (-1,42%), Navarra (-1,39%) y Murcia (-1,3%) a la cabeza, seguidas de Comunidad Valenciana (-1,02%), Andalucía (-1,02%), Aragón (-0,95%), Cataluña (-0,76%), Madrid (-0,75%) y Castilla y León (-0,71%), todas por encima del objetivo anual.

Se quedaron por debajo del objetivo Castilla-La Mancha (-0,63%) Canarias (-0,59%), Cantabria (-0,46%), Asturias (-0,22%), Galicia (-0,21%), País Vasco (-0,21%) y La Rioja, que cerró casi en equilibrio (-0,01%).

DATOS NACIONALES

Por su parte el Estado ha registrado un déficit de 27.324 millones de euros en términos de contabilidad nacional hasta agosto, un 21,9% menos que en el mismo periodo de 2014, lo que equivale al 2,53% del PIB, frente al 3,36% de un año antes.

De esta forma, el déficit del Estado se mantiene dentro de los márgenes de cumplimiento del objetivo para el año 2015, que se sitúa en el 2,9% del PIB. Excluyendo el gasto por intereses --que registra una caída del 1,3% interanual--, el déficit primario disminuye hasta el 0,69%, un 49,8% menos que en el mismo periodo de 2014.

Entre enero y agosto, los recursos no financieros del Estado registraron un crecimiento interanual del 5,5%, hasta 114.220 millones. Este resultado se debe a la evolución de los ingresos impositivos, que aceleraron su crecimiento hasta el 6,7%.

En concreto, los impuestos sobre la producción y las importaciones crecieron un 7,9%, principalmente por el gran dinamismo del IVA, que registró un crecimiento del 7,3%. Por su parte, los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio, que incluyen los ingresos por IRPF e Impuesto de Sociedades, elevaron su crecimiento al 4,9%, a pesar de la rebaja de impuestos de la reforma fiscal.

Las transferencias entre Administraciones Públicas aumentaron un 40,4% por el efecto de la liquidación definitiva del año 2013 del sistema de financiación y las rentas de la propiedad disminuyeron un 42% debido a la caída de dividendos por el descenso de los correspondientes al Banco de España y los menores ingresos por intereses, que disminuyeron un 54,9%.

Finalmente, los ingresos derivados de la venta de bienes y servicios bajaron un 13,1%, lo que se debe en gran medida al descenso de las comisiones de avales concedidos a las entidades de crédito.

Por su parte, los empleos no financieros sumaron 141.544 millones, un 1,2% menos. Este año se incluyen dos operaciones sin correspondencia en el mismo periodo del año anterior: el extracoste por la producción de energía eléctrica en los territorios no peninsulares y la devolución del 25% de la paga extra de 2012. Descontando ambas operaciones, los empleos caerían un 1,7% hasta agosto.

En concreto, en los ocho primeros meses del año cayeron un 3% las transferencias corrientes entre Administraciones Públicas, la partida de mayor volumen de gasto en el Estado. Esto se debe fundamentalmente al descenso de las transferencias en los Fondos de la Seguridad Social por la disminución en un 38,5% de las destinadas al Servicio Público de Empleo Estatal, reflejando así la buena evolución del mercado laboral. En cambio, aumentaron las transferencias a las comunidades autónomas y a las corporaciones locales un 2,9% y un 0,2%, respectivamente.

El gasto por intereses registró un descenso del 1,3% gracias a la mejora de las condiciones de financiación, mientras que la remuneración de asalariados creció un 1,4% por el abono de 44 días de la paga extra de 2012. También aumentaron las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie por el aumento de las pensiones de clases pasivas que se incrementan en un 3,3%.

Dentro de los empleos de capital, destacó el crecimiento del 9,6% de la formación bruta de capital fijo, así como el aumento de las ayudas a la inversión y otras transferencias de capital en 393 millones, por los gastos de subsidiación de intereses de préstamos y la aportación efectuada al ADIF-alta velocidad, ambas transferencias sin correspondencia en 2014.

CIFRAS CONSOLIDADAS HASTA JULIO

Por otro lado, Hacienda ha publicado el déficit conjunto de la Administración Central, comunidades autónomas y Seguridad Social correspondiente al periodo enero-julio, que sumó 33.739 millones, un 14,4% menos y el 3,12% del PIB, cifra inferior en 0,67 puntos porcentuales a la registrada en el mismo mes de 2014.

Estas cifras excluyen el saldo de las corporaciones locales y la ayuda financiera, que no se tiene en cuenta para valorar el cumplimiento del objetivo de estabilidad, que fue de 71 millones de euros.

DÉFICIT PÚBLICO DEL 2,9% EN EL PRIMER SEMESTRE

También se han publicado los datos de ejecución del conjunto de las Administraciones Públicas en el primer semestre, con la información de las corporaciones locales. Estos datos arrojan un déficit público de 31.340 millones en el primer semestre, el 2,90% del PIB y aún lejos del objetivo del 4,2% para el conjunto del año.

En este sentido, Hacienda destaca que durante este periodo las corporaciones locales ampliaron su superávit hasta los 2.343 millones, equivalente al 0,22% del PIB, el doble de la ratio registrada en el primer semestre de 2014 (0,11% del PIB).