Casi el 9 por ciento de los nuevos casos de lepra se detectan en menores de 14 años

Foto: Fontilles (EP)

En 2014 se registraron un total de 213.899 nuevos casos de lepra, según los últimos datos disponibles de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

La lepra es una enfermedad crónica, de origen bacteriológico, que afecta principalmente a la piel y los nervios periféricos. Si no se detecta y trata a tiempo, ocasiona lesiones progresivas que desembocan en deformidades o discapacidad permanente.  En 2014, se contabilizaron 213.899 nuevos casos de lepra, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) de los un 8,8 por ciento se registraron en menores de 14 años, lo que hace que muchos sufran discapacidades que mantendrán de por vida.

 

La carga mundial de la enfermedad se mantiene con respecto al año anterior, cuando se registraron 215.656 nuevos casos, según datos recopilados por la ONG Anesvad con motivo del Día Mundial contra la Lepra que se celebra este domingo 31 de enero.

 

No obstante, la Asociación Fontilles, otra ONG que trabaja desde hace más de cien años en el abordaje de esta enfermedad, cree que los afectados son muchos más ya que hay muchos países que no revelan los datos porque "sus gobiernos no desean que se les vincule con la enfermedad" o no disponen de un sistema nacional de salud eficaz que recoja estas estadísticas.

 

El 94 por ciento de los casos registrados en 2014 se concentran en sólo 13 países, en especial en La India, que concentra el 59 por ciento, seguida de Brasil (14%) e Indonesia (8%). Bangladesh, República Democrática del Congo, Nepal, Nigeria y Etiopía son también otros de los países más afectados.

 

Aunque la lepra está vinculada a la pobreza y a comunidades con graves deficiencias sanitarias, los países occidentales no han conseguido erradicar la enfermedad, como demuestra que en España se registraran ese mismo año 11 nuevos casos, según los datos del Registro Estatal de Lepra del Instituto de Salud Carlos III.

 

En concreto, se registraron 4 casos en Cataluña, dos en Madrid y Castilla y León, y uno en Canarias, Baleares y Navarra. Diez de estos casos se dieron en personas inmigrantes con residencia actual en España que se habían contagiado en su país de origen. Además, había 43 personas registradas en tratamiento.

 

EL NÚMERO DE CASOS GRAVES NO BAJA

 

El dato más preocupante a nivel global es el de los nuevos casos con discapacidad de grado 2, que la última estrategia global de la OMS 2011-2015 pretendía reducir por debajo del 6 por ciento del total de casos. Sin embargo, en 2014 el porcentaje de nuevos casos con grado 2 de discapacidad en el momento del diagnóstico fue de un 6,6% (14.110 nuevos afectados), mientras que en 2013 fue del 6,2 por ciento.

 

Para favorecer su diagnóstico precoz, la Federación Internacional de Asociaciones contra la Lepra (ILEP, por sus siglas en inglés) clama por una detección proactiva y temprana de la enfermedad para prevenir que se transmita a los niños y evitar que desarrollen discapacidades en el futuro.

 

"Cada dos minutos se diagnostica un caso de lepra y casi nueve de cada cien personas infectadas, son niños", señala José Ramón Gómez, director médico de Fontilles, que recuerda que muchas de las discapacidades que sufren estos menores podrían prevenirse.

 

Para ello, esta ONG ha puesto en marcha una campaña sobre la detección precoz en la infancia, bajo el lema 'Tu ayuda es su futuro: para que la lepra no marque sus vidas', con el objetivo de "desterrar los falsos mitos o leyendas que han contribuido a perpetuar una imagen negativa sobre las personas que padecen esta patología".

 

Por su parte, Anesvad también ha lanzado la campaña 'Mobbylizate' que gira en torno a un proyecto pionero de innovación social llamado Mobby que están llevando a cabo en la India. El proyecto incluyó la puesta en marcha de un taller de fabricación de calzado protector especial que ayuda a prevenir malformaciones y permite a las personas enfermas recuperar su libertad de movimiento.

 

Más información www.anesvad.org