Casi el 38% de los castellanoleoneses tienen contratado un seguro de decesos, un 0,27% más que en 2011

Cementerio
Casi el 38 por ciento de los castellanoleoneses tenían contratado un seguro de decesos en el año 2012, lo que supone un 0,27 por ciento más que en el año 2011.

VALLADOLID, 31 (EUROPA PRESS)



Según los datos ofrecidos por la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), el número de asegurados en Castilla y León en el año 2012 era de 960.164, lo que supone un 0,27 por ciento más (2.584) con respecto al año 2011.

En concreto, los 960.164 asegurados se distribuían del siguiente modo; 126.027 en Ávila, 98.613 en Burgos, 216.106 en León, 41.812 en Palencia, 166.394 en Salamanca, 66.274 en Segovia, 14.917 en Soria, 176.017 en Valladolid y 54.003 en Zamora.

Con respecto al año 2011, la cifra de asegurados creció en todas las provincias excepto en Salamanca (-0,50 por ciento) y Valladolid (-0,04 por ciento); los mayores crecimientos se registraron en Segovia (1,69 por ciento), Palencia (1,22 por ciento) y Zamora (1,01 por ciento), seguidas de Soria (0,96 por ciento), Ávila (0,36 por ciento), León (0,34 por ciento) y Burgos (0,01 por ciento).

En España un total de 19.916.074 personas cuenta con la protección de un seguro de Decesos, según la estadística elaborada por ICEA con datos 2012, lo que supone un incremento neto (altas menos bajas) de 93.200 personas aseguradas más (+0,47 por ciento); el pasado año, el seguro atendió unos 250.000 fallecimientos, es decir seis de cada diez ocurridos en España.

Según datos de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), en Castilla y León fallecieron durante el pasado año 28.473 personas, lo que la sitúa entre las de mayor tasa bruta de mortalidad, con un 11,3 por ciento.

Grupo Mémora cifra, en un comunicado recogido por Europa Press, los fallecimientos en el conjunto de España en 405.615 personas, de las que 198.309 eran mujeres y 207.306, varones, lo que refleja un incremento del número de defunciones en 16.433 (un 4,6 por ciento, el mayor incremento de la década) en el año 2012 con respecto a 2011.

Asturias, como en años anteriores, encabeza la lista de las comunidades autónomas con mayor tasa bruta de mortalidad con un 12,4 por ciento y le siguen Galicia, y Castilla y León con una tasa del 11,3 por ciento; por el contrario, las comunidades con menor tasa bruta de mortalidad son Madrid (6,7 por ciento) y Canarias (6,8 por ciento).