Casi 7 de cada 10 consumidores asegura haber detectado falseos de precios en las rebajas

El 65% de los consumidores dice haber detectado manipulación en los precios mediante el falseo de las etiquetas en relación a los precios que tenían los productos antes de las rebajas, según una encuesta realizada por Facua-Consumidores en Acción durante las rebajas de invierno.

El 23% de los encuestados asegura que observó este fraude en algo más de la mitad de los comercios visitados, el 18% en algo menos de la mitad y el 24% en una pequeña parte de los establecimientos donde acudió.


La encuesta, realizada a una muestra de 791 personas, también refleja que 7 de cada 10 consumidores se quejan de los bajos porcentajes de descuento de los productos en los comercios que anunciaban rebajas de hasta el 50% o 60%.
 

Por su parte, 8 de cada 10 consumidores encuestados asegura haber detectado productos con supuestos descuentos que en realidad no habían estado en la tienda antes de las rebajas. El 47% asegura haber detectado esta irregularidad en más de la mitad de los comercios a los que acudió, el 15% en algo menos de la mitad, y sólo un 3% de los usuarios afirma no haber visto este fraude.
 

DERECHOS DE LOS CONSUMIDORES
 

El 90% de los usuarios encuestados cree que las autoridades no protegen sus derechos durante el período de rebajas en los establecimientos, y desde la asociación se lamentan de que los comercios puedan anunciar rebajas que duren menos de 24 horas y en productos que ni siquiera hayan estado en la tienda el día anterior, cuando antes los artículos objeto de rebajas tenían que llevar al menos un mes en la tienda en la oferta habitual de ventas.
 

Facua recuerda que esta liberalización no implica que los consumidores no puedan reclamar para defender sus derechos. Y avisa que si un comercio permite la devolución de artículos o admite diversos medios de pago fuera del periodo promocional, estas prestaciones deben mantenerse en rebajas. Recalca además, que los productos en rebajas no deben confundirse con artículos de saldo o taras, sino que deberán mantener la calidad.
 

Facua recomienda a los consumidores valorar la necesidad real de la adquisición de los productos y aconseja hacer frente a la presión consumista.