Carrera entre Rajoy y Sánchez para convencerse mutuamente y lograr liderar un Gobierno

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy

Los líderes de los dos grandes partidos ya se mueven: inician conversaciones con formaciones políticas y ponen sobre la mesa la financiación autónomica o la independencia de Cataluña.

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy han iniciado hoy una carrera por convencerse mutuamente para negociar con los grandes partidos y acabar con el bloqueo político que vive España, sin gobierno desde hace ya más de 300 días. La disputa se ha escenificado en una llamada telefónica del socialista y un comunicado de los populares.

 

Por la mañana, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha mantenido una conversación con Rajoy y le ha comunicado al presidente en funciones su intención de abrir un diálogo con el resto de fuerzas políticas "para buscar una solución al bloqueo", mientras que Rajoy ha insistido en que esa solución es la gran coalición entre sus respectivos partidos. Ambos han quedado en seguir hablando. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunció ayer su intención de iniciar este mismo martes con Rajoy una ronda de contactos para sondear la situación tras la investidura fallida del líder del PP. Según fuentes socialistas, esa primera charla se ha producido esta mañana, ha durado unos diez minutos y ha sido "cordial".

 

Esas mismas fuentes explican que el dirigente socialista le ha reiterado al candidato del PP que el PSOE se mantiene en contra de su investidura y le ha anunciado que abre una ronda de contactos con el resto de partidos "para buscar una solución al bloqueo actual". La Ejecutiva socialista decidió ayer excluir únicamente de esos contactos a Bildu. Y Mariano Rajoy, por su parte, le ha vuelto a explicar a Pedro Sánchez que sigue apostando por una gran coalición entre 'populares' y socialistas, que podría contar también con Ciudadanos, para que el nuevo gobierno tenga una mayoría parlamentaria que le permita aprobar leyes y tomar medidas.

 

 

Y HORAS DESPUÉS SE MUEVE RAJOY

 

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno y presidente en funciones, Mariano Rajoy, ha ofrecido al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrir negociaciones sobre políticas concretas como financiación autonómica o las medidas para afrontar el independentismo catalán, de manera que ambas partes puedan llegar a un acuerdo que permita formar gobierno.

 

Al mismo tiempo, le ha dejado claro que ese acuerdo debe de estar "liderado" por el candidato del partido que "ha sido el favorito de los españoles en las urnas" en las dos últimas votaciones, es decir, Mariano Rajoy. Este ha sido el mensaje trasladado por el líder 'popular' a Sánchez en la charla que han mantenido esta mañana ambos dirigentes, según se recoge en un comunicado emitido por el Gobierno para dar cuenta de la conversación.

 

El presidente en funciones ha "invitado" a Sánchez a reflexionar sobre el bloqueo político "y la desconfianza y el malestar" social que la situación está provocando. El Ejecutivo explica que Rajoy le ha agradecido al dirigente socialista la llamada y que ambos han acordado seguir en contacto, pero que el presidente en funciones ha vuelto a repetir en la charla "la posición que lleva defendiendo desde diciembre", desde las primeras elecciones generales: una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos o un acuerdo sobre los asuntos de Estado y las grandes líneas políticas, que permita una estabilidad parlamentaria para aprobar leyes.

 

Rajoy le ha "animado" hoy a Pedro Sánchez a "reconsiderar" su postura y a plantearse "la conveniencia" de alcanzar esos grandes acuerdos en distintos asuntos, todos ellos propuestos ya por el candidato precisamente en su discurso de investidura fallida ante el Congreso de los Diputados. En concreto, en el comunicado se vuelve a citar la oferta al PSOE de un pacto para hacer frente "a la amenaza independentista", cómo reformar el sistema de financiación autonómica, un pacto educativo, otro sobre pensiones y uno más de lucha contra la violencia de género, así como sobre las reformas institucionales "pendientes" y sobre las medidas para cumplir los compromisos de estabilidad con la Unión Europea.