Carolina Herrera y Nina Ricci se hacen con el armario de la reina Letizia

La reina Letizia fue elegida este año como una de las mujeres más elegantes del mundo. La edición estadounidense de la revista Vanity Fair posicionó a la esposa de Felipe VI en el octavo puesto tras los nombres de Samantha Cameron, mujer de David Cameron, Carlota Casiraghi o la propia Rihanna.

 

Doña Letizia se ha convertido con los años en un referente de estilo y elegancia. Felipe Varela es su gran diseñador de cabecera, la mayoría de sus looks recaen en sus manos pero son otros los que han comenzado a hacerse un hueco en su armario.

 

A Hugo Boss, se suman Carolina Herrera y Nina Ricci. Dos grandes firmas que han vestido en numerosas ocasiones a la Reina. Carolina Herrera es la maison fundada en 1981 por la diseñadora venezolana con el mismo nombre.

 

Sus diseños, elegantes y femeninos, la han convertido en todo un referente del mundo de la moda. La reina Letizia la incorporó por primera vez a su vestidor real en la cena de gala celebrada en honor a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el pasado 30 de octubre de 2014. Un diseño negro de manga corta y escote ilusión que combinaba a la perfección el encaje y las transparencias.

 




Carolina Herrera también ha acompañado a la Reina en su visita a París con una falda con print floral, y en las distintas audiencias que ha presidido con un vestido de crêpe de seda que firma la diseñadora venezolada nacionalizada estadounidense.

 

 


En cuanto a Nina Ricci, doña Letizia también se ha decantado por los diseños de maison creada por esta modista francesa con origen italiano. El outfit que escogió la Reina para la entrega del premio Velázquez de Artes Plásticas estaba firmado por la firma. Un traje gris oscuro compuesto por una sofisticada chaqueta con la que se ha unió a la moda del 'peplum' (un volante a la altura de la cintura) y una falda lápiz pero un poco menos entallada de lo habitual.

 

 

Pero al contrario de lo que muchos puedan pensar, ambas firmas -Carolina Herrera y Nina Ricci- tienen sello español. Las dos pertenecen a Puig; una empresa multinacional española.