Carlos Fabra dice que no ha recibido presiones y que decidió dimitir para no ocasionar un "daño irreparable" a la Cámara

El expresidente de la Diputación y del PP de Castellón Carlos Fabra ha asegurado este martes, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, que no ha recibido presiones para dimitir como secretario general de la Cámara de Comercio, pero que decidió abandonar el cargo para no ocasionar un "daño irreparable" a la institución.

CASTELLÓN, 17 (EUROPA PRESS)



Así, ha recordado que la sentencia que le condena a cuatro años de prisión por otros tantos delitos contra la Hacienda Pública, que ha recurrido al no estar "en absoluto" de acuerdo, no le inhabilita "para ningún ejercicio de cargo de secretario general de la Cámara de Comercio y de las responsabilidades que ello conlleva".

De esta forma, ha señalado que, en principio, no pensaba dimitir, pero ha dicho que cuando leyó cosas como que "un delincuente puede dirigir la Cámara de Comercio" hizo "un análisis" sobre su primera posición y vio que "podía ocasionar un daño irreparable a una institución centenaria como la Cámara de Comercio, y me ha parecido que lo más honesto hacia mi entidad, para la que llevo trabajando 38 años, era marcharme y dejar que la Cámara no esté situada en ningún centro de la polémica".

Fabra, que considera que ha desarrollado una labor "modélica y gratificante" en la Cámara de Comercio, ha negado algún tipo de presión por parte de los medios de comunicación en su decisión, "pues ya hace tiempo que no me presionan porque, si no, me habría muerto, pero afortunadamente estoy vivo y coleando".

"DECISIÓN LIBRE"

Ha reconocido que la presión mediática hacia la Cámara de Comercio le ha podido influir a hora de abandonar su cargo, pero ha negado que desde la institución cameral haya tenido alguna presión. "He tenido desde el primer día el apoyo de la presidenta, del Comité Ejecutivo y de la gente de aquí, que nunca me han dicho nada", por lo que "he tomado la decisión libre y espontáneamente", ha manifestado.

Fabra ha anunciado que también abandona su cargo en el Consejo de Administración del Puerto, donde estaba en representación de la Cámara de Comercio, y ha manifestado que enviará una carta al Puerto para comunicarlo directamente, "aunque ya he hablado con el presidente".

Finalmente, ha destacado que se lleva "la satisfacción de haber participado en la vida económica de la provincia, de haber servido a muchas empresas, el cariño de muchos empleados que han trabajado conmigo y recuerdos gratos".