Cáritas Ávila abre su economato con el objetivo de "dignificar la necesidad"

Este lunes ha abierto sus puertas en la Avenida de Madrid el nuevo economato de Cáritas Diocesana en Ávila, creado para atender las necesidades alimentarias de las familias sin recursos. Arranca atendiendo a 30 familias pero el número se irá incrementando. Cerca de 400 familias abulenses suelen acudir a Cáritas.

Cáritas Diocesana de Ávila ha inaugurado este lunes su nuevo economato, que estará destinado a dar servicio a las familias abulenses que tienen mayor necesidad. Situado en la Avenida de Madrid de la capital abulense, dispone de un amplio surtido de productos de primera necesidad, tanto alimentaria como higiénica, provenientes de la adquisición por parte de Cáritas y de las donaciones de empresas y particulares.

 

Tras bendecir el local, el obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha destacado que la nueva instalación responde a la filosofía de "crear aquellos instrumentos que son mas adecuados a las necesidades de cada momento". El prelado ha apuntado que Cáritas "quiere buscar el equilibrio entre el don y el ejercicio de la libertad".

 

Miriam Duque, responsable del economato, ha explicado que el servicio comienza atendiendo a 30 familias de las 11 parroquias de la capital, que ya disponen de su carnet, y cuyas necesidades serán cubiertas en función de un baremo establecido por la propia Cáritas. Con el tiempo se incorporarán más familias, a las que además se realizará un seguimiento desde la entidad.

 

Los productos disponibles en el economato llevan su correspondiente etiqueta con el precio de mercado y el precio del economato, que es un 25%. El local abrirá sus puertas los lunes y martes por la tarde de 16 a 18.30 horas y los miércoles por la mañana de 9 a 14 horas.

 

El delegado de Cáritas Diocesana en Ávila, Fernando Carrasco, ha explicado que "intentamos dignificar lo más posible el momento en que una familia tiene necesidad de ser atendida, que se haga con naturalidad, normalidad y que nadie se sienta menos que nadie".

 

Carrasco ha señalado que el servicio funciona mediante la expedición de un carnet para cada familia usuaria, carnet revisable "ya que las circunstancias personales cambian". En este sentido, el delegado de Cáritas ha apuntado que "aquellos que dispongan de un mínimo para aportar lo aportarán, en los demás casos se encarga Caritas parroquiales y Diocesana de contribuir al gasto".

 

Este economato ha sido posible gracias a la donación de una herencia de una señora de La Nava de Arévalo a la diócesis. Según ha explicado Carrasco, el edificio que ocupa era una nave vacía y en mal estado. Se ha arreglado y se ha hecho la distribución en función de las necesidades.

 

Las familias que aun no tienen carnet seguirán atendidas en su parroquia hasta que lo tengan. En torno a 400 familias suelen acudir a Cáritas en la ciudad de Ávila a lo largo del año.

 

Las donaciones de alimentos que deseen hacer los particulares se pueden llevar al economato o a las parroquias.