Cáritas atendió a más de 3.800 familias en 2013 con una inversión de 483.000 euros

Fernando Carrasco y Samuel Hernández hicieron balance del año 2013 en Cáritas Ávila. / Foto: Antonio S. Sánchez

Según los datos aportados por la organización, desde que empezó la crisis en 2008, ha aumentado el número de personas atendidas un 150%, y acuden con unas necesidades distintas a las que había antes, como pagar los libros de los colegios, los alquileres, la luz o el gas. En su programa de empleo se atendió a 436 personas, de las cuales 167 encontraron empleo.

Aprovechando el acto de presentación de la campaña ‘Vive sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir’, puesto en marcha por Cáritas por el Día de la Caridad, el delegado episcopal en Ávila, Fernando Carrasco, y el técnico de empleo de la organización, Samuel Hernández, han hecho un balance de su trabajo en 2013 y desde el inicio de la crisis, por el que han concretado que el número de personas atendidas en sus centros abulenses ha aumentado un 150% desde el año 2008, mientras que el pasado año se pudo prestar asistencia a más de 3.800 familias, para lo que se destinó una cantidad total de 483.000 euros, un dinero que se ha multiplicado por cuatro en los últimos cinco años gracias, sobre todo a “la llegada de nuevas fuentes de financiación y el incremento de la solidaridad de los abulenses”, señaló Hernández.

 

Cáritas lleva actualmente a cabo ocho programas a lo largo del año: acogida y asistencia, infancia y juventud, drogodependencias, transeúntes, empleo, atención a inmigrantes, atención a reclusas y ex reclusas y cooperación internacional.

 

Según explicó el técnico de empleo de la organización, “antes las familias que venían tenían problemas puntuales, pero ahora están surgiendo otros muchos y que nunca antes habíamos visto”, como, por ejemplo, “gastos para compra de libros”, pero también otros “que pueden considerarse de primera necesidad”, como “los pagos de alquiler, luz y gas”.

 

En ese contexto, Carrasco insistió en que Cáritas apuesta por “la austeridad para ayudar a recuperar la esperanza en una sociedad dañada como la nuestra” y parafraseó al Papa Francisco añadiendo que “es necesario crear un nuevo modelo social con el centro puesto en la persona y no en el dinero”, porque “después de estos años de crisis hemos comprobado que este modelo basado y centrado en la economía ha fracasado”. Por ello, propuso “un firme compromiso de apoyar activamente todas las iniciativas que busquen la dignidad de la persona por encima de todo, vivir en clave de sencillez, y contagiar la esperanza a través de todas las personas”, y de ahí el eslogan de su campaña, “Construyendo espacios de esperanza”.

 

En cuanto al programa de empleo que tienen en marcha la organización sin ánimo de lucro, Hernández señaló que a lo largo del año 2013 se atendió a un total de 436 personas, de las cuales 167 consiguieron trabajo, e hizo un inciso en la iniciativa Emprendedores, que forma parte del programa, por la cual se pusieron en marcha siete empresas “que hoy todavía siguen funcionando”, y se espera que para 2014 “pueda llevarse a cabo la apertura de 7 u 8 más, a través de la financiación y seguimiento de Cáritas”.