Cara y cruz, y un tercio del electorado en Salamanca, para Ciudadanos y Podemos

Las dos fuerzas emergentes confirman su irrupción en el panorama político, también en Salamanca: se hacen con un 30% del electorado. Ciudadanos multiplica por dos sus votantes en pocos meses y logra un diputado y Podemos superar los 25.000 votos sin premio.

Los dos nuevos partidos del panorama político nacional tenían que pasar la prueba de fuego en una provincia complicada como Salamanca, y la han superado con nota. En su primera cita en unas generales han alcanzado niveles de respaldo insólitos y se convierten en una realidad que, eso sí, sólo ha premiado a uno de ellos.

 

La lucha importante aquí era la del escaño, y esa se la ha llevado Ciudadanos. Lograr un diputado por Salamanca estaba en sus planes desde que su resultado en las municipales abrió las cábalas, y C's ha puesto toda la carne en el asador en Salamanca donde ha conseguido uno de sus tres diputados en Castilla y León. Eso y el tirón de Albert Rivera han sido suficiente para encumbrar a un desconocido como Pablo Yáñez.

 

Pero es que C's lo ha hecho a lo grande. El pasado mayo logró 18.161 votos, diez mil de ellos en la capital, y este domingo se ha ido hasta los 35.055 en total, cerca del doble. Más que suficiente para asegurarse la lucha por el cuarto diputado en discorida, el que le ha quitado a PP. No han logrado entrar en la lucha por el segundo, algo muy complicado con los 45.000 votos del PSOE, pero sí han logrado ganar a su rival por el escaño, Podemos.

 

En algún momento de la tarde, el partido de Pablo Iglesias tuvo un diputado por Salamanca y llegó a poner de su lado el 2-1-1, pero no resistió. Ciudadanos fue despertando y al final aventajó a la formación morada en 10.000 votos. Con todo, los 25.000 votos logrados por María José Jiménez son todo un hito, aunque sin premio; como muestra, los 9.990 que la marca vinculada, Ganemos, logró en Salamanca en las municipales.

 

Importante también que los dos partidos alternativos suponen casi un 30% del electorado, más de 60.000 salmantinos que han abandonado los dos partidos de siempre y que pueden dar alas al nuevo diputado naranja y a las formaciones relacionadas con Podemos en el ámbito municipal.