Candeleda volverá a ser testigo de la recreación de las bodas tradicionales de la localidad

Celebración de la boda tradicional de Candeleda en la edición del año pasado. / Foto: Asociación Pedro Vaquero

Como cada año, el sábado del último fin de semana completo de mayo, la Asociación Cultural Pedro Vaquero de Candeleda junto con el patrocinio del Ayuntamiento, organizan una recreación de las Bodas Tradicionales que se celebraban en la localidad hasta no hace mucho tiempo.

Según han explicado desde la Asociación Cultural Pedro Vaquero de Candeleda, "nos valemos de los conocimientos de quienes sí han vivido esas bodas con sus ritos, costumbres, rondas, por eso el Grupo de Teatro 'Siglo de Oro', formado por candeledanos del hogar del pensionista, nos ayudará a recuperar fielmente esta costumbre, ya que nadie mejor que ellos por su experiencia lo podrán reflejar".

 

Este año tendrán una gran novedad ya que contarán con la Coral Polifónica de Candeleda, magníficas voces que realzarán la ceremonia en la puerta de la Iglesia Parroquial donde se “oficiará” la boda. Las calles y plazuelas de la parte antigua estarán engalanadas, haciéndonos recordar el ambiente típico que se vivía en un día tan señalado.

 

Los invitados con los trajes tradicionales acompañarán al son de las guitarraslos novios y padrinos durante todo el recorrido y, así Candeleda, una vez más, ofrecerá a todos los vecinos y visitantes un día para disfrutar y recordar.


Los hombres, con la ronda de guitarras y laúdes recogerán al novio en la Posada de la Albarea y se dirigirán hasta la Plaza Mayor. Allí, la novia esperará con el acompañamiento femenino en La Casa de las Flores. Desde sus balcones repletos de flores saludarán a todos los invitados y, tras unos cánticos, la comitiva se trasladará a la puerta de la Iglesia donde se “oficiará” el matrimonio.


Una vez casados tendrá lugar “el baile de la manzana”. Este suceso permitía costear los gastos para iniciar la nueva etapa y refleja con gran acierto las necesidades de esa época. A continuación, como “antaño” se hacía, se rondará por la zona antigua parando en los lugares más emblemáticos. Los asistentes podrán felicitar a los novios, padres y padrinos y echar un baile o un cante espontáneo.


En la Plaza del Castillo, en torno a las 23,00 horas, después de unos bailes y unas tonás se ofrecerá un convite para todos los invitados del nuevo matrimonio.


Tal y como han destacado desde la asociación, "será muy importante lucir en este día tan especial los mantones, guardapies, blusones, pañuelos y sombreros que tengamos y que así la comitiva vaya ataviada con vestimenta tradicional. Esta es la mejor forma de colaborar y dar vistosidad a este evento".