Candeleda: paraíso natural, gastronómico y deportivo

Ermita en honor a la Virgen de Chilla.

Los pilares del turismo rural que ofrece Candeleda, en estos momentos giran en torno al Arqueoturismo, el Turismo Ornitológico y el Turismo Gastronómico, sin olvidar eventos como el Bolsín Taurino, llegando ya a su séptima edición, que se celebra durante todo el mes de febrero y que consolida a Candeleda como cita obligada en el circuito anual de novilleros y toreros y con una oferta especial gastronómica  de bares y restaurantes.

El Museo Etnográfico de Candeleda debe ser parada obligatoria, porque está ubicada la Oficina de Información Turística, instalaciones municipales distinguidas con la certificación SICTED de Calidad Turística en Destino que otorga Turespaña. Certificación con la que también cuentan El Centro de Interpretación del Pimentón, situado en “El Sequero” en la Avenida de John Mayor y el Campo de Golf.Paradas de interés lo son también la Plaza del Castillo presidida por un monolito de piedra y la famosa Cabra Montés, que además de ser uno de los lugares más transitados es una de las zonas más animadas con sus terrazas y corrillos. 

 

 

Pero Candeleda además de edificios históricos y monumentos cuenta con espacios de recreo y esparcimiento deportivo e infantil, como parques, pistas de fútbol, tenis, pádel y zonas de baño, en especial el Paso de la Garganta de Santa María, casi dos kilómetros de recorrido a los pies de magníficos charcos naturales, especialmente conocidos y apreciados son El Carreras y El Palomas, con sus kioscos y zonas de recreo. Y continuando por los Espacios Naturales Protegidos con los que cuenta, especial importancia tienen las rutas de senderismo y montaña que serpentean por el Parque Regional de la Sierra de Gredos o los las diferentes zonas Zepa de Especial Protección para las Aves, como es la Senda de Las Tejoneras que nos acerca al un mirador sobre el embalse del Rosarito, sin olvidarnos de las zonas del Mirador Estelar, situado al comienzo de esta ruta o de la Ruta Micológica, situada en el Paraje de Las Atalayas, cerca de El Raso.

 

 

Además, en estos momentos hay un recurso turístico prioritario para Candeleda y El Raso, con una oferta global y bien diseñada, el arqueoturismo: cuenta con uno de los Castro Celtas más importantes, más visitados y mejor conservados: el Castro Vetón de El Freillo, con categoría de zona arqueológica desde el Decreto 85/1994 de 7 de abril, visita  que se completa y complementa con el Museo Arqueológico Municipal de El Raso, abierto viernes, sábados y domingos de 11:00 horas – 13:00 horas y de 17:00 horas a 19:00 horas,  donde el visitante podrá diferenciar 5 espacios diferentes, dedicados a los diferentes emplazamientos arqueológicos con los que el municipio cuenta y entre los que destacamos Las Pinturas Rupestres de Peña Escrita, zona que el año pasado se rehabilitó colocando una pasarela de acceso a las pinturas, que permite tener una visión más cercana de los trazos y símbolos prehistóricos de la Edad del Bronce.

 

 

Pero no podemos irnos de Candeleda sin pasar por La Ermita en honor a la Virgen de Chilla, uno de los parajes más bonitos y visitados del municipio. La  Ermita se encuentra a 7 kilómetros de Candeleda y ya desde el principio del camino que lleva a la Ermita se disfruta de la naturaleza, de los bosques de roble y jara, higuerales y olivos y de las impresionantes vistas que van proporcionando las balconadas y mirados naturales ofrecen del Embalse del Rosarito y sus Llanos y de las agujas de la Sierra de Gredos, a cuyo abrigo se encuentra la Ermita de la Virgen de Chilla. 

 

 

Respecto a la oferta de turismo de Naturaleza, la gran apuesta en estos momentos gira en torno a la Ornitología, como recurso natural y turístico. Candeleda cuenta con dos zonas ZEPA, Valle del Tiétar y Sierra de Gredos y con diferentes ecosistemas como bosques mediterráneos de encinas y alcornoques, ríos y embalses, lo que permite que se puedan observar especies como el buitre leonado, el milano real, la garza real, la abubilla. La cigüeña negra, la grulla o águilas. Mención especial merece la Gastronomía Candeledana, con productos estrella como  El Cabrito, El Queso de Cabra, el Pimentón o El Higo de Gredos, nombres propios de productos singulares y de calidad.

 

 

Para acabar se debe mencionar el Centro BTT Bajo Tiétar con sede en el Centro de Tabaco, situado en la Avenida Jonh Major, y con un abanico de posibilidades variadoas que van desde rutas señalizadas, rutas guiadas: en función del nivel físico y técnico de los participantes, hasta alquiler de bicicletas. Además, las instalaciones disponen de duchas y vestuarios y lavadero de bicicletas. Respecto al Campo de Golf, las posibilidades de disfrutar del juego y la naturaleza con un tiempo casi primaveral todo el año, hacen que sea un destino apreciado y sugerente, además cuenta con unas pistas con numerosas dificultades para el jugador, tanto principiante como experto encontrándose en su camino, greens rodeados de agua, pares 3 en los que se exige tanto pegada como precisión y pares 4 y 5 rodeados de arboledas autóctonas y un gran paisaje con el Almanzor al fondo.