Caen nueve miembros de una banda que introducía en España 12 kilos de hachís cada semana desde Marruecos

Material intervenido por la Guardia Civil.
La red distribuía la droga principalmente en Madrid y tenía su laboratorio en Guadalajara


SEGOVIA, 25 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Segovia ha desarticulado una banda perfectamente estructurada que distribuía en España hachís procedente de Marruecos, desde donde introducía entre diez y doce kilogramos de esta sustancia semanalmente.

En total, han sido detenidas nueve personas, casi todas de nacionalidad marroquí, y se prevé el arresto de una décima que se encuentra en requisitoria. Cinco de los presuntos criminales han ingresado en prisión.

Además, se han intervenido 25 kilos de hachís y 546 plantas de marihuana, así como un laboratorio completo destinado a la elaboración, cultivo de interior y secado de marihuana, además de dinero en metálico.

La operación, denominada 'Montecarlo', ha sido presentada este viernes en Segovia por la subdelegada del Gobierno en la provincia, Pilar Sanz, y el teniente coronel de la Guardia Civil, Fernando Gil.

La investigación comenzó hace más de un año con la detención en un control rutinario en la A-1, en el término de Fresno de la Fuente (Segovia), de un hombre español de 23 años y vecino de Santander que transportaba en un vehículo 199 bellotas de hachís con un peso de dos kilos y 3.000 euros en billetes de 50 que resultaron ser falsos.

El varón, con iniciales S.O.M, tenía previsto trasladar la droga a Asturias, si bien la red distribuía la sustancia en otros territorios, principalmente en Madrid, y tenía su laboratorio en Guadalajara.

La banda delictiva, con sede en Madrid, tenía perfectamente definidas las labores y zonas en las que operaba cada una de las ramas. Se trataba de una estructura piramidal en cuya cúspide se encontraban los suministradores a gran escala, que traían la droga en coche desde Marruecos usando grandes medidas de seguridad, en ocasiones vehículos 'lanzadera', para evitar controles.

Los dos detenidos en los que se centró la operación sumaban más de un centenar de contactos a los que entregaba la sustancia, que una vez cortada se distribuía entre los consumidores.

Tras la primera detención en Segovia, la Guardia Civil arrestó a un segundo implicado en el recinto aduanero de Puerto de Tarifa (Cádiz). Se trata de A.Y, marroquí de 38 años, al que se le intervinieron once kilos de hachís en el interior del vehículo en el que viajaba.

Las siguientes detenciones se produjeron en Madrid. Allí los agentes arrestaron a B.F.S.H, marroquí de 33 años, al que se le intervinieron otros diez kilos de hachís en su vehículo; A.A, marroquí de 39 años, y R.T, ciudadano libio de 31.

A continuación, tras realizar entradas y registro en los domicilios de los dos últimos, en Guadalajara y Madrid, la Guardia Civil se incautó de tres kilos de hachís y un laboratorio completo para tratar la marihuana, así como 546 plantas.

También se procedió a la detención de J.A, de 35 años; M.A, de 28, y S.E.B, de 35, todos ellos de nacionalidad marroquí. El último arrestado, al que interceptó en la mañana de ayer en la capital del país, es V.J.R, de 24 años y vecino de Madrid.

COMPLEJIDAD DEL CASO

El teniente coronel ha subrayado el "tremendo" esfuerzo que conlleva resolver este tipo de casos y la dificultad para sorprender a los delincuentes con grandes cantidades de droga.

Según ha explicado, la banda de la operación 'Montecarlo' movía pequeños paquetes, aunque lo hacía de manera regular, de forma que llegaba a introducir en el país unos 12 kilos cada semana, lo que supone alrededor de 500 kilos anuales. En el mercado, cada gramo de hachís alcanza un precio aproximado de tres euros.

La Guardia Civil, según ha agregado Gil, ha dado el caso por cerrado, aunque espera la detención de una décima persona que se encuentra en requisitoria.