Cae la esperanza de vida y aumentan los matrimonios

Entre los hombres es de 79,9 años (0,2 menos que en 2014) y entre las mujeres, de 85,4 años (0,3 menos). Las bodas, como los hijos, cada vez más tarde. 

La esperanza de vida al nacer también ha cayó, se redujo en 0,2 años y se situó en una edad de 82,7.

 

Entre los hombres es de 79,9 años (0,2 menos que en 2014) y entre las mujeres, de 85,4 años (0,3 menos). De acuerdo a las condiciones de mortalidad del momento, una persona que alcanzara los 65 años en 2015 esperaría vivir de media, 18,8 años más si es hombre y 22,7 más si es mujer.

 

Por comunidades autónomas, la caída de nacimientos fue generalizada aunque más acusada en Ceuta, con un 9,1% menos que en 2014, Melilla (-6,6%), Cantabria (-4,3%) y La Rioja (-3,5%). Las defunciones también aumentaron en todos los territorios, salvo en Ceuta, donde se redujeron un 2,6%. En Madrid (8,6%), Andalucía (8,5%) y Castilla-La Mancha (8,2%) se dieron los mayores incrementos.

 

Así las cosas, el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue negativo en 10 comunidades autónomas y positivo en siete. Las tres comunidades con saldo vegetativo menor fueron Galicia (-12.269), Castilla y León (-11.883) y Principado de Asturias (-7.089) y las que registraron el saldo vegetativo mayor fueron Comunidad de Madrid (17.912), Andalucía (8.546) y Cataluña (5.092).

 

La esperanza de vida al nacer también varía en función del lugar. Los valores más altos se alcanzaron en Madrid (84 años), Navarra (83,8) y Castilla y León (83,7). Los valores más bajos se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (79,6 años) y Ceuta (80,7) y en las comunidades de Andalucía (81,4) y Canarias (81,9).

 

MÁS NUPCIONALIDAD

 

La encuesta del Movimiento Natural de la Población contiene un apartado sobre nupcialidad que arroja un incremento del número de matrimonios en 2015, cuando se registraron los de 166.248 parejas, un 2,3% más que en 2014. La tasa bruta de nupcialidad aumentó una décima hasta 3,5 matrimonios por mil habitantes.

 

Las bodas, como los hijos, llegan cada vez más tarde. En España los hombres se casaron de media a los 37,3 y las mujeres, a los 34,4; cuando en 2005 eran de 33,4 y 30,4 años. respectivamente.

 

Además, en el 15,8% de los matrimonios celebrados con cónyuges de distinto sexo, al menos uno de ellos era extranjero, 0,4 puntos menos que un año antes. Por su parte, un 2,2% del total de matrimonios registrados en 2015 correspondieron a parejas del mismo sexo (3.677 matrimonios).