Cabildo y Fundación Santa María la Real abordarán la restauración de la fachada occidental de la catedral de Ávila

El arquitecto Joaquín García explica los trabajos de restauración que se llevarán a cabo. / Fotos: Antonio S. Sánchez

El director de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, Juan Carlos Prieto y el Deán de la catedral de Ávila, Fernando Gutiérrez Santamaría, acompañados de responsables de la Junta de Castilla y León, como Alicia García y Francisco José Sánchez, además del alcalde, Miguel Ángel García Nieto, han anunciado que tienen previsto iniciar a finales de este mes los trabajos de restauración de la fachada occidental de la catedral de Ávila.

La Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico y el Cabildo Catedralicio tienen previsto iniciar los trabajos de restauración de la fachada occidental de la catedral de Ávila a finales del presente mes de mayo. Así lo han explicado el director de la entidad cultural, Juan Carlos Prieto, y el Deán de la seo, Fernando Gutiérrez Santamaría, en un acto que ha contado con la asistencia de la Consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Alicia García, el delegado territorial, Francisco José Sánchez, y el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto.

 

En su intervención, Prieto ha reseñado que los trabajos servirán para recuperar esta área del monumento. Su deterioro, según apuntaba el director de la obra, el arquitecto Joaquín García, queda materializado en “disgregaciones, descamaciones, fragmentaciones y roturas” y  ha sido constatado “mediante la realización de diferentes estudios previos, que nos sirvieron para determinar que la causa principal de estos daños es la humedad”.

 

El plazo para la ejecución de los trabajos, que comenzarán a finales de mayo, es de cinco meses y la restauración forma parte de una actuación mucho más amplia, que cuenta con un presupuesto global de 260.400 euros y que incluye la monitorización del templo, destinada a garantizar su conservación preventiva.

 

TRABAJOS DE RESTAURACIÓN

 

Para resolver los problemas identificados se actuará, según explicaba el director de la obra, en tres niveles. En primer lugar, se colocarán unos elementos de cornisa que impidan que el agua moje directamente la débil piedra con la que está construida la portada. En segundo lugar, se impermeabilizará la terraza superior y se facilitará el acceso para evitar las humedades que actualmente se filtran hacia la fachada. Finalmente, se recuperará el valor intrínseco de la portada restaurando el tímpano calado y sus emplomados en el exterior y modificando el cortavientos del interior para que la portada pueda ser contemplada en todo su esplendor. También se llevarán a cabo trabajos de consolidación y rejuntados de la piedra.

 

El precario estado en el que se encontraban las esculturas de las hornacinas, ha determinado que los técnicos de la Fundación y el Cabildo opten por mantenerlas en el interior del templo, para protegerlas y evitar un mayor desgaste.

 

MONITORIZACIÓN

 

Su protección y la de todo el templo quedará garantizada mediante la colocación de pequeños sensores inalámbricos, que controlarán aspectos como la temperatura, la humedad o la luminosidad, evaluando y registrando cualquier variación significativa. “La instalación de estos dispositivos incluirá a la seo abulense en el Sistema de Monitorización del Patrimonio (MHS)”, comentaba Prieto, quien explicaba que esta herramienta destinada a garantizar la conservación preventiva y la gestión inteligente de los bienes culturales, “ha sido desarrollada en colaboración con Telefónica y se ha implantado ya en medio centenar de edificios”.