Buscando nuevas causas a la 'epidemia' del ojo seco

Ojo

La sequedad ocular es un problema de secreción de la lágrima del ojo, que es importante prevenir ya que, de no tratarse, puede conducir a úlceras en la córnea. Ahroa se asocian altos niveles de ozono y baja humedad a este síndrome. 

Se estima que entre el 10 y 20 por ciento de la población adulta presenta en mayor o menor medida síntomas relacionados con el ojo seco.

 

En un estudio publicado en la edición digital de 'Archives of Ophthalmology,' Dong Hyun Kim, del Centro Médico Gil de la Universidad de Gachon, en Incheon, Corea, y sus colegas examinaron las asociaciones entre la contaminación del aire exterior y la enfermedad del ojo seco en una población coreana. Sus autores hallaron relación entre mayores niveles de ozono y tasas más bajas de humedad con la enfermedad del ojo seco.

 

La contaminación del aire es un importante problema de salud pública. Según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de los componentes importantes de contaminación del aire incluyen materia particulada (PM), ozono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre.

 

Se conocen los niveles ambientales de la contaminación del aire que se asocian con una amplia gama de efectos adversos para la salud que afectan particularmente a los sistemas respiratorio y cardiovascular. Se cree que las anomalías de la superficie ocular relacionadas con la contaminación del aire son un subtipo de la enfermedad del ojo seco (DED, por sus siglas en inglés), pero hasta la fecha, no ha habido ningún estudio a gran escala que evalúe una relación entre la contaminación del aire y el DED que incluya múltiples contaminantes del aire.

 

Este estudio analizó datos de 16.824 participantes en la quinta 'Corea Nutrition Examination Survey', realizada a partir de enero de 2010 hasta diciembre de 2012. La enfermedad del ojo seco se define como previamente diagnosticada por un oftalmólogo o la presencia de dolor ocular frecuente y molestias, como la sensación de estar seco o irritado.

 

Se obtuvieron las mediciones de la contaminación del aire exterior (promedio anual de humedad, partículas con diámetro aerodinámico <10 micras [PM10], niveles de ozono y dióxido de nitrógeno) de 283 estaciones de vigilancia nacionales en Corea del Sur. Los investigadores vieron que la disminución de los niveles de humedad y el aumento de los niveles de ozono se asociaron con DED después de controlar los factores de riesgo conocidos, como el sexo, la dislipidemia, la enfermedad de la tiroides, la conciencia de salud subjetiva y la cirugía ocular previa. "Estos resultados, sin embargo, son sólo asociaciones y no indican definitivamente una relación de causa y efecto entre la DED y la contaminación del aire exterior", apuntan los autores. PM10, uno de los principales problemas de salud pública, no se vinculó con la enfermedad del ojo seco.

 

Los investigadores especulan que las posibles explicaciones para este hallazgo son que el lagrimeo reflejo podría ayudar descargar PM desde la superficie ocular o que los niveles de PM10 ambientales actualmente en Corea no son lo suficientemente elevados como para inducir efectos adversos sobre la superficie ocular.