Bruno mete al Villarreal en 'Champions' y descuelga a un gris Valencia

Alcácer y Víctor Ruiz

El Villarreal despidió el año 2015 en la cuarta plaza de la Liga BBVA, que da acceso a la previa de la Liga de Campeones, después de derrotar este jueves en el derbi valenciano por 1-0 a un gris Valencia, gracias a un gran gol de Bruno Soriano.

El partido que cerraba la decimoséptima jornada del campeonato tuvo más emoción e intensidad que buen juego, aunque este vino casi todo por parte de los de Marcelino García Toral, superiores gran parte del encuentro a los de Gary Neville, que sólo reaccionaron en la segunda mitad, pero que no tuvieron capacidad de respuesta al gol del mediocentro internacional.

De este modo, el equipo castellonense puso fin a su mala racha en los partidos ante el conjunto 'che' y aprovechó la derrota del Celta ante el Athletic Club de Bilbao para ascender a la cuarta plaza gracias a su cuarta victoria consecutiva y sólo un gol encajado. Su rival, por su parte, se queda décimo a once puntos de su verdugo después de encadenar su sexta jornada sin ganar antes de recibir la visita este domingo del Real Madrid.

Neville apostó por jugar dos delanteros, Alcácer y Negredo, en busca de lograr su primer triunfo de nivel en el banquillo valencianista, pero el Villarreal demostró desde el principio el por qué ni Atlético ni Real Madrid ni el Sevilla han sacado nada valioso.

Los locales empezaron bien y amenazaron de inicio a Jaume Domenech, liderados por su trío ofensivo (Soldado, Bakambu y Denis Suárez), pero con el paso de los minutos fueron perdiendo claridad, aunque los visitantes apenas comprobaron la seguridad de Areola.

El descanso trajo una mejoría 'che'. El equipo blanquinegro se desperezó e hizo trabajar más a la defensa del 'Submarino Amarillo', aunque Bakambu tuvo una buena opción ante Domenech, que no acertó a convertir.

Y cuando parecía que mejor estaba el Valencia, llegó una falta al borde del área que Bruno Soriano transformó en un gran gol que dio los tres puntos a los de Marcelino, que controlaron sin demasiados problemas las débiles acometidas de los de Neville.