Brasil, vengar el pasado con más sacrificio y menos fantasía

Neymar, jugador de la selección brasileña

La selección brasileña acoge el segundo Mundial de su historia deseosa de vengar el 'Maracanazo' de hace 64 años, para lo cual cuenta con el apoyo de su animosa afición, un técnico que ya tocó la gloria y una plantilla plagada de talento. 

 

FICHA TÉCNICA

 

Participaciones en Mundiales: Veinte (1930, 1934, 1938, 1950, 1954, 1958, 1962, 1966, 1970, 1974, 1978, 1982, 1986, 1990, 1994, 1998, 2002, 2006, 2010 y 2014).

 

Títulos: Cinco (1958, 1962, 1970, 1994, 2002).

 

Mejor resultado: Campeona (1958, 1962, 1970, 1994, 2002).

 

Palmarés: Cinco Copas del Mundo (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002), ocho Copas de América (1919, 1922, 1949, 1989, 1997, 1999, 2004 y 2007) y cuatro Copas Confederaciones (1997, 2005, 2009 y 2013).

 

Cómo se clasificó: Automáticamente como anfitrión.

 

Calendario primera fase:    

12/06 22.00 Sao Paulo      Brasil - Croacia.

17/06 21.00 Fortaleza      Brasil - México.

23/06 22.00 Brasilia       Camerún - Brasil.

El 16 de julio de 1950, Brasil escribió la página más negra de su exitosa historia en el Estadio Maracaná de Rio de Janeiro, engalanado para un duelo en el que a la 'verdemarelha' le bastaba un empate ante Uruguay para ganar su primer Mundial. La gloria estaba un poco más cerca con el gol de Friaça nada más iniciarse la segunda parte, pero la remontada 'charrúa' con tantos de Schiaffino y Ghiggia desató la tragedia en un país que vive pensando en fútbol.

 

Brasil, que nunca ha faltado a una cita mundialista, olvidó aquel drama con el glorioso ciclo liderado por Pelé, que llevó a la conquista de tres Mundiales en poco más de una década entre Suecia 58, Chile 62 y México 70. La pentacampeona completa su palmarés con las generaciones de Romario y Bebeto, triunfadora en Estados Unidos'94, y de Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho, campeona en Japón y Corea'02 al mando precisamente de Scolari.

 

Sin embargo, esta selección casada con la gloria acumula dos decepciones consecutivas en cuartos de final con sendas derrotas ante Francia (2006) y Holanda (2010), una mala racha que los brasileños están convencidos de cortar con el apoyo de su público.

 

Como anfitriona del Mundial, la 'canarinha' quedó exenta de la fase de clasificación de la CONMEBOL, aunque la Federación Brasileña garantizó que el equipo pudiera prepararse para el torneo disputando un total de 28 partidos desde agosto de 2012, saldado con un balance de 20 victorias, 5 empates y 3 derrotas, con 80 goles a favor y 19 en contra.

 

MENOS FANTASÍA Y MÁS SACRIFICIO 

 

Sin embargo, sí que disputó competición oficial en la Copa Confederaciones 2013, donde presentó formalmente su candidatura al título mundial completando un torneo redondo con cinco victorias en otros tantos partidos y goleada en la final contra España (3-0), vigente campeón del planeta.

 

'Felipao' ha redoblado su confianza en la columna vertebral de un equipo que comienza en la portería con el veterano Julio Cesar, recuperado para la causa por Scolari y cierre de una poderosa defensa que cuenta con la contundencia en el centro de Thiago Silva, David Luiz,  Dante y la facilidad para atacar desde los laterales de Dani Alves o Marcelo.

 

En el centro del campo, al poderío de Luiz Gustavo se une un grupo de jugadores curtidos en la Premier League como Paulinho -nombrado Balón de Bronce en la Copa Confederaciones-, Fernandinho o el trío de jugadores del Chelsea formado por Ramires, Willian y Oscar, que se conocen a la perfección, síntoma de una plantilla que ha restado importancia al fútbol fantasioso de otras generaciones en favor de un estilo más basado en el trabajo y la efectividad.

 

Cuna de grandes arietes como Pelé, Vava, Jarzinho, Romario o Ronaldo, la pentacampeona fía ahora su punta de ataque a un jugador menos talentoso como Fred, quien goza de la plena confianza de Scolari y ya endosó un doblete a España en la final de la Confederaciones. El musculoso Hulk y los suplentes Bernard y Jo son las otras opciones ofensivas de un equipo eminentemente fiado al talento de Neymar.

 

LA RESPONSABILIDAD SOBRE NEYMAR

 

El delantero del Barcelona solo tiene 22 años, pero su explosiva irrupción cuando aún era un adolescente en el Santos provoca que tenga una considerable experiencia acumulada, factor clave para soportar sobre sus hombros la presión de un país que le señala como el líder que debe guiar el camino al sexto título.

 

El último capítulo de esa carrera fulgurante le llevó hace un año al Barcelona, donde ha vivido un complejo proceso de adaptación al fútbol europeo marcado por las adversidades extradeportivos y algunas lesiones que no le han permitido mostrar todo su potencial, pese a lo cual ha podido anotar 14 goles en 38 partidos con la zamarra azulgrana.

 

Los problemas derivados de su fichaje acabaron provocando la dimisión del presidente del Barça, Sandro Rosell, pero Neymar no dejó que la polémica repercutiera en su juego atrevido y, en medio del desastroso final de temporada de su equipo, que dejó escapar tres títulos en apenas en una semana, nunca dejó de tomar la responsabilidad, confirmando la madurez que atesora pese a su juventud.

 

Con la selección brasileña, el delantero de Mogi das Cruzes, que ha anotado 31 goles en 49 partidos con la 'Seleção', ya demostró su capacidad de liderazgo en la Confederaciones, donde fue premiado con el Balón de Oro al mejor jugador, doblete que sueña con repetir un año después.

 

'FELIPAO' HA TRANSITADO LA SENDA DE LA GLORIA

 

En el banquillo, Brasil cuenta con el último seleccionador que desbrozó el camino de la gloria hace doce años, cuando su equipo superó en la final a Alemania con un doblete de Ronaldo (2-0). Scolari también logró brillar en el siguiente Mundial en 2006, esta vez al frente de Portugal a la que llevó hasta semifinales, donde cayó con el anfitrión alemán (3-1).

 

'Felipao' no brilló en su época como jugador, militando en varias categorías inferiores del fútbol brasileño en los años setenta, y nada más retirarse inició una carrera en los banquillos que dura ya más de tres décadas.

 

Convertido en trotamundos del fútbol, ha pasado por infinidad de clubes brasileños y acumula experiencias en lugares tan diversos como Arabia Saudí, Kuwait, Japón o Uzbekistán, aunque su experiencia más importante a nivel de clubes llegó en Inglaterra, donde dirigió al Chelsea en la temporada 2008-09.

 

Dos veces ganador de la Copa Libertadores -equivalente sudamericano a la Liga de Campeones europea-, el técnico de Passo Fundo es conocido por su fuerte carácter que intenta trasladar al terreno de juego en los equipos que dirige y que le ha llevado a afirmar que está "convencido" de que Brasil ganará 'su' Mundial.

Noticias relacionadas