Borau.- El Festival de Cine de San Sebastián muestra su agradecimiento y homenaje a la memoria de José Luis Borau

José Luis Borau en el Festival de Cine de San Sebastian
El Festival Internacional de Cine de San Sebastián ha querido expresar este lunes su agradecimiento a la labor y la vinculación con el certamen donostiarra del cineasta José Luis Borau, que falleció el pasado viernes 23 de noviembre a los 83 años de edad, y rendir homenaje a su memoria.
SAN SEBASTIÁN, 26 (EUROPA PRESS)

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián ha querido expresar este lunes su agradecimiento a la labor y la vinculación con el certamen donostiarra del cineasta José Luis Borau, que falleció el pasado viernes 23 de noviembre a los 83 años de edad, y rendir homenaje a su memoria.

Figura de "capital importancia" en la historia del cine español, Borau (Zaragoza, 1929) dio sus primeros pasos dirigiendo varios cortos, hasta su debut en el largometraje con el western 'Brandy' (1963) y el film policiaco 'Crimen de doble filo' (1964).

A ellos seguirían películas ya muy personales que definirían su estilo y su "insobornable" concepción del cine: 'Hay que matar a B.' (1975), 'Furtivos' (1975), 'La Sabina' (1979), 'Río abajo' (1984), 'Tata mía' (1986), 'Niño nadie' (1996) y 'Leo' (2000), que fue su último trabajo para la gran pantalla.

Además realizó numerosos documentales y piezas de ficción para televisión, así como la serie 'Celia' (1993). En su faceta de productor avaló notables títulos del cine español como 'Un, dos, tres, al escondite inglés' (1969) de Iván Zulueta, 'Mi querida señorita' (1972) de Jaime de Armiñán o 'Camada negra' (1977) de Manuel Gutiérrez Aragón.

Autor también de varios libros, Borau obtuvo el Premio Nacional de Cinematografía, y fue Académico de Bellas Artes y miembro de la Real Academia Española de la Lengua.

José Luis Borau tuvo una especial vinculación con el Festival de Cine de San Sebastián. 'Furtivos' fue la película ganadora de la Concha de Oro en la 23 edición del Festival, hecho que propiciaría el estreno comercial del film tras sus problemas con la censura franquista. En 1990 regresó al Festival como miembro del Jurado Oficial de la 38 edición.

Borau, que fue también presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), "siempre mostró su apoyo al Festival de San Sebastián tanto a través de su gestión en esos cargos como en el plano personal".