Bolt recupera el trono mundial en Moscú

El jamaicano se colgó la medalla de oro en los 100 metros libres bajo la lluvia.

El atleta Miguel Ángel López inauguró el medallero español en el Mundial de Atletismo que se está disputando en Moscú tras llevarse el bronce en los 20 km marcha, mismo 'color' del único metal que logró España en la anterior cita disputada en Daegu 2011, mientras que el gran protagonista de la tarde fue el jamaicano Usain Bolt, quien se colgó la medalla de oro en los 100 metros libres bajo la lluvia.

  

La segunda jornada del Campeonato del Mundo al Aire Libre, coronó a Usain Bolt como rey de la prueba reina. En una final en la que la lluvia no permitió que se marcara ningún récord mundial, Bolt se vengó del resultado de Daegu, en el que fue descalificado tras una salida en falso, y demostró la gran superioridad que tiene consiguiendo la mejor marca de la temporada con un tiempo de 9.77. Bolt, volverá a aparecer en búsqueda de más oros en los 200 metros y el 4x100, e igualará, si consigue medalla en ellas, el récord que ostenta Carl Lewis en los Mundiales con 10 metales.

  

El campeón olímpico y plusmarquista mundial fue acompañado en el podio de los 100 metros por el estadounidense Justin Gatlin, quien le peleó el oro hasta el final (9.85). La medalla de bronce fue para otro jamaicano, Nesta Carter, con un tiempo de 9.95.

  

Por su parte, Miguel Ángel López consiguió el primer metal para el medallero español al acabar tercero en la prueba de los 20 km marcha, que acabó venciendo el ruso Aleksandr Ivanov. El español, que fue quinto en los Juego Olímpicos de Londres, hizo una gran carrera en la que fue de menos a más y en la que se aupó hasta el tercer escalón del podio después de que, primero el chino Zhen Wang y a 2 km del final el guatelmateco Erick Barrondo, fueran expulsados por acumulación de amonestaciones.

  

Sin embargo, las miradas del estadio Luzhniki de Moscú se posaron en la atleta local Yelena Isinbáyeva, que se retirará de la competición después del mundial, y que se clasificó para la gran final como segunda de su serie. Por otro lado, la campeona olímpica Brittney Reese se adjudicó la primera posición del podio en la prueba de salto de longitud, consiguiendo una marca de 7.01 metros que le sirvió para revalidar por tercera vez consecutiva el cetro Mundial de la prueba.

  

En las otras finales del día, Dibaba se proclamó campeona del mundo en la prueba de los 10.000 metros, revalidando el título de Londres 2012 con un tiempo de 30:43.37, mientras que Sandra Perkovic, que se perdió los mundiales de Daegu por dopaje, se colgó el oro en la final de disco, con una marca de 67.99. Además, el estadounidense Ashton Eaton se llevó el oro en el decatlón completando un triplete histórico ya que fue oro en Londres 2012 logrando el récord del mundo.

 

Discreta jornada para el resto de los españoles

  

A parte del bronce conseguido en marcha, la segunda jornada del Mundial no dejó buenas sensaciones para la delegación española desplazada a Moscú. Natalia Rodríguez fue la única que se clasificó para las semifinales de su prueba, los 1.500 metros.

  

La tarraconense acabó la carrera en la quinta posición con un tiempo de 4:08.44. Rodríguez, que se perfila como una de las bazas de la delegación española para conseguir una medalla, correrá de nuevo el próximo martes con el objetivo de meterse en la final y repetir la medalla de bronce que consiguió en el Mundial de Daegu 2011.

  

En la otra prueba de la sesión matinal, la Campeona de España de peso al aire libre desde 2008, Úrsula Ruiz, se quedó lejos de la final de disco tras conseguir un mejor lanzamiento de 17,14. Ya en la sesión de la tarde Auri Bokesa sufrió la misma suerte al acabar sexta de su serie con un tiempo de 51.94, que a pesar de acabar eliminada, completó una gran actuación en el primer mundial que disputaba.

  

Por su parte, los sevillanos Luis Marco, quinto de su serie con un tiempo 1:46.75 y Kevin López, que acabó la semifinal con problemas en los isquiotibiales con un tiempo de 1:52.93, no pudieron clasificarse para la final de los 800 metros y dan continuidad a la maldición española de esta prueba, que lleva sin meter a un corredor nacional en la final desde Tomás de Teresa en 1991.