Blesa dice que quiere "un juez imparcial" y afirma que no se arrepiente "de nada"

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha asegurado esta tarde a su salida de la cárcel de Soto del Real (Madrid) que no se arrepiente "de nada" y que quiere que un juez "imparcial" investige la compra del City National Bank de Florida en 2008.

"No me arrepiento de nada. Estaba acusado por dos delitos injustamente. Soy el primer interesado en que se esclarezca. Quiero un juez imparcial, que es lo que no he tenido hasta ahora", ha afirmado el expresidente de Caja Madrid en declaraciones recogidas por Europa Press.


Blesa ha abandonado a las 20.24 horas la prisión madrileña de Soto del Real, donde ha permanecido preso durante 15 días por la compra que Caja Madrid hizo del banco americano en 2008, y después de que la Fiscalía solicitara esta misma mañana al juez su inmediata puesta en libertad. A su salida ha agradecido el "buen trato" recibido por parte de los funcionarios.

Ataviado con un pantalón veis, una camisa de cuadros azul y con un bolso de piel en la mano, el expresidente de Caja Madrid se ha parado para hacer una breve declaración a los periodistas congregados en las puertas de la prisión, a los que ha agradecido la "bienvenida" recibida.

Acompañado por su abogado, Carlos Aguilar -que ha pasado de largo por delante de los periodistas sin hacer declaraciones-, Blesa ha denunciado que ha sido acusado "injustamente" de dos delitos y ha dicho desear ahora que se esclarezca lo sucedido en ambos casos.

 

EL MÁS INTERESADO EN ESCLARECER LO SUCEDIDO
 

"No hay nadie más interesado que yo", ha apostillado el expresidente de Caja Madrid, que, eso sí, ha reclamado un "juez imparcial" ya que, según ha precisado, hasta ahora no lo ha tenido.

 

En cuanto a su estancia durante quince días en la prisión, Blesa ha agradecido el "buen trato recibido" por parte de los funcionarios de Soto del Real y ha negado haber disfrutado de algún tipo de trato de favor. "A todo en la vida hay que sacarle una enseñanza y esto ha sido una experiencia en la vida", ha resumido en cualquier caso.

 

A su salida de prisión, una mujer esperaba en la puerta de la cárcel con un cartel en el que denunciaba contra "el fraude de las preferentes" y que se ha desgañitado gritándole "cobarde, cobarde". Al ser preguntado por los periodistas sobre si se arrepentía por emitir participaciones preferentes durante su mandato al frente de la caja madrileña, el expresidente de Caja Madrid ha recalcado que "en absoluto".

 

 

Noticias relacionadas