Benedicto XVI, el primer Papa tuitero de la historia

El Papa Benedicto XVI se ha convertido durante su Pontificado en el primer Papa tuitero de la historia, desde que el pasado mes de diciembre de 2012 publicara su primer mensaje de 140 caracteres en la cuenta @Pontifex gestionada por una empresa española en la red social Twitter y creada con el objetivo de "dar mayor alcance al mensaje evangélico".
MADRID, 11 (EUROPA PRESS)



Además, creó ocho cuentas más en diferentes idiomas, entre ellas en español, que cuenta actualmente con más de 647.000 seguidores. En total, a casi dos meses del primer tuit, Benedicto XVI cuenta con 2,7 millones de seguidores. Hoy, su renuncia se ha convertido en uno de los temas más comentados en la red social bajo el hashtag #elpapadimite que es 'trending toppic'.

Benedicto XVI estrenó su cuenta en la red de 'microbloging' el 12-12-12, mostrando su agradecimiento a sus seguidores y dando una bendición. "Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra generosa respuesta. Os bendigo a todos de corazón". Este fue el primer 'tuit', que pronto se convirtió en 'trending toppic' al ser 'retuiteado' más de 80.000 veces. El primer mensaje fue enviado en público directamente por el Pontífice a través de una tableta de última generación.

Posteriormente, el Papa respondió a cuestiones de fe e invitó a dialogar con Jesús en la oración, indicó que "quien cree, nunca está solo" e instó a ofrecer al Señor todo lo que se hace en el día y a pedirle ayuda en todas las circunstancias de la vida diaria.

Desde entonces, Benedicto XVI ha publicado 34 mensajes entre los que destaca el que publicó el pasado 25 de enero en el que reclamaba a los políticos que protejan al no nacido y mostraba su apoyo a aquellos que se manifiestan en contra del aborto. "Me uno a todos los que se manifiestan por la vida, y ruego para que los políticos protejan al no nacido y promuevan la cultura de la vida", subrayó.

Además, su cuenta de Twitter ha estado protagonizada por mensajes centrados en la fe, para recordar la anunciación de la Virgen, animar a entregarse a Jesucristo o advertir de que nadie se puede sentir olvidado por Dios. Igualmente, reveló la tradición de poner el belén todos juntos durante su niñez y pidió por la Iglesia al acabar el año 2012 para que, pese a sus limitaciones, se afiance como morada de Dios.

Asimismo, el 20 de enero aparecía un nuevo tuit en la cuenta del Papa Benedicto XVI en un nuevo idioma, el latín, que se sumaba así al inglés, el español, el francés, el polaco, el alemán, el árabe y el portugués.

El último tuit del Pontífice en la cuenta @pontifex llegaba este domingo, cuando, ya sabiendo la decisión que iba a comunicar este lunes, invitó a "confiar siempre en el poder de la misericordia de Dios" y concluyó: "Todos somos pecadores, pero su gracia transforma y renueva nuestra vida".

UNA EMPRESA ESPAÑOLA GESTIONA LA CUENTA

La empresa española 101 ha sido la encargada de crear y gestionar la cuenta de Twitter del Papa Benedicto XVI así como de su imagen y la del Vaticano en la Red, a través del portal de noticias 'News.va' o de una aplicación para móviles, 'ThePope app', con discursos y fotografías del Pontífice.

El consejero delegado de la agencia, Gustavo Entrala, explicó que su trabajo para la Santa Sede surgió cuando enviaron una carta al portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, en la que 101 se ofrecía a viajar a Roma para enseñar a los equipos del Vaticano a adaptarse a las nuevas tecnologías. Según recuerda, a los cuatro meses, les contestó Lombardi para aceptar sus servicios y pidiéndoles que viajasen a Roma en tres semanas.

Entre las curiosidades de la cuenta, Entrala apuntó que la cuenta del Papa Benedicto XVI en Twitter (@Pontifex) se inspiró en la del Dalai Lama (@DalaiLama) en la decisión de no seguir a ninguna persona con cuenta en la red social pues, según señaló, sería un problema que Benedicto XVI siguiera a unos cardenales u obispos y a otros no.

Además, Entrala recordó cómo fue el primer día que presentaron un 'ipad' al Papa. Fue por el 60 aniversario de su ordenación sacerdotal y aprovecharon esta conmemoración para cargar el dispositivo con fotografías de aquel día, del retablo de la Iglesia donde fue ordenado, e incluso con un vídeo en el que se le veía junto a su hermano aquel 29 de junio de 1951.

Benedicto XVI, según indicó Entrala, se quedó "asombrado" al ver todas aquellas imágenes que podía pasar y ampliar y "se emocionó mucho". Desde aquel primer contacto con la tableta, el Pontífice ya se había familiarizado con esta nueva tecnología.