Beltrán de Heredia muestra su extrañeza por la decisión judicial que afirma que el término "cipayo" no constituye delito

Cree que es obligación de las instituciones garantizar "un marco de respeto ciudadano hacia la Ertzaintza"


BILBAO, 19 (EUROPA PRESS)

La consejera de Seguridad del Gobierno vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, ha mostrado su "extrañeza" por la decisión judicial "que valida" el término 'cipayo', al considerar que no es un delito llamárselo a un ertzaina. Además, cree que es obligación de las instituciones garantizar "un marco de respeto ciudadano" hacia la Policía autonómica vasca.

La Audiencia Provincial de Álava ha confirmado el archivo de una causa abierta contra un trabajador que, en una protesta laboral celebrada el pasado 18 abril en Amurrio, se dirigió a los ertzainas con el término "cipayos". El tribunal cree que, en el contexto en el que se empleó, esta expresión no se usó para desacreditar a la Policía autonómica, sino para expresar "el descontento" con la forma en la que se desarrolló la intervención policial que siguió a la movilización.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad ha mostrado su "extrañeza" por la decisión de la Audiencia alavesa que establece que proferir la expresión 'cipayo' no constituye "ilícito penal alguno".

La decisión judicial está siendo analizada por los servicios jurídicos del Departamento y Beltrán de Heredia ha afirmado que, "si bien las sentencias judiciales deben ser acatadas siempre, hay ocasiones en que las mismas no pueden ser entendidas por el común de la ciudadanía, dado que avalan conductas que todos entendemos como condenables en un Estado de derecho".

TÉRMINO DESPECTIVO

La responsable vasca de Seguridad ha expresado su "apoyo personal" a los agentes directamente afectados por el caso al que se refiere la sentencia, pero lo hace extensivo también al conjunto del colectivo de la Ertzaintza porque "son muchos los agentes que, a lo largo de los años, han tenido que soportar públicamente este término despectivo, dirigido directamente a denigrar tanto a las personas como a la institución".

Al margen de la consideración de si la sentencia de la Audiencia de Álava se ciñe exclusivamente a las peculiaridades de un caso concreto o si, por el contrario, puede tener carácter general, la consejera ha indicado que la Ertzaintza "ha demostrado, a lo largo de sus 30 años de historia, ser una institución honorable, cuyos integrantes han dado ejemplos sobrados de rectitud y eficacia en el servicio a la ciudadanía, aún en los peores momentos, y que, en modo alguno, se merecen tener que soportar insultos públicos".

Además, ha añadido que, para que la Ertzaintza pueda realizar su trabajo "con las debidas garantías, necesita rodearse de un marco de respeto por parte de la ciudadanía, algo que, desde luego, no garantizan decisiones judiciales como la presente".