Bélgica suda para meterse en cuartos

De Bruyne y Lukaku acaban con Howard y la resistencia 'yanqui' en la prórroga.

 

FICHA TÉCNICA

BÉLGICA: Courtois; Alderweireld, Kompany, Van Buyten, Vertonghen; Witsel, Fellaini; Mertens (Mirallas, min.60), De Bruyne, Hazard (Chadli, min.112); y Origi (Lukaku, min.91).

ESTADOS UNIDOS: Howard; González, Johnson (Yedlin, min.32), Besler, Beasley; Bedoya (Green, min.106), Zusi (Wondolowski, min.72), Bradley, Cameron, Davis; y Dempsey.

GOLES.

1 - 0, min.93, De Bruyne.

2 - 0, min.104, Lukaku.

2 - 1, min.107, Green.

ÁRBITRO: Djamel Haimoudi (ALG). Amonestó a Cameron (min.18) en Estados Unidos y a Kompany (min.42) en Bélgica.

ESTADIO: Arena Fonte Nova (Salvador).

La selección de Bélgica se ha clasificado para los cuartos de final del Mundial de Brasil tras superar, en el tiempo de prórroga, a Estados Unidos (2-1) gracias a los goles de Kevin de Bruyne y Romelu Lukaku que pusieron fin a la excelente defensa 'yanqui', personificada en las paradas de Tim Howard, el gran protagonista del partido celebrado en el Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía.

Los 'Diablos Rojos', llamados a ser actores principales en Brasil, se toparon una y otra vez con el portero del Everton y cuantificaron hasta seis ocasiones claras durante la segunda mitad para haber resuelto el duelo sin llegar al tiempo extra. Sin embargo, tuvo que ser ahí, en la prórroga, cuando De Bruyne acabó con la agonía belga.

Parece que la generación de Preud'homme, Gerets y Luc Nilis ya tiene sustituto. Aún les queda una ronda para alcanzar, al menos, el éxito que logró la Bélgica de 1986, pero esta selección se ha ganado el derecho a soñar confirmando todas las expectativas que metían a los centroeuropeos en las quinielas como 'favoritos'.

Pero el pase no fue nada sencillo. Los pupilos de Marc Wilmots, quienes han marcado más las diferencias en octavos --junto a Colombia en su partido frente a Uruguay-- tuvieron que sufrir en el tiempo añadido. Al gol de De Bruyne, que batió con excelente calidad a Howard, le siguió el 2-0, obra de Lukaku tras un intercambio de papeles.

Lukaku, recién entrado al terreno de juego, metió el interior para batir a su compañero de equipo en el Everton y colocar un colchón que parecía insalvable para los de Jürgen Klinsmann, sobre todo por el desgaste físico de los norteamericanos, que parecían no tener más combustible en la reserva.

Fue entonces cuando reaccionó Estados Unidos, más producto de su orgullo que de su fútbol. Y ahí apareció Green, que llevaba un minuto sobre el terreno de juego, para marcar el 2-1 y convertir el final del envite en una auténtica guerra sin cuartel. Cortouis no pudo hacer nada para detener el gran remate.

COURTOIS, PROVIDENCIAL

El portero del Atlético sí se tornó decisivo unos minutos después, cuando una jugada ensayada al borde del área estuvo a punto de suponer el 2-2. La parada fue vital para que los belgas aguantaran el arreón final, y para hacerles conscientes de que los americanos podían dar algún susto en los últimos minutos.

Finalmente, Bélgica supo sostener el triunfo y sacarse el billete para cuartos de final, ronda que no alcanzaban desde el Mundial de 1986. El triunfo les da licencia para meterse entre los ocho mejores del mundo. Su próximo compromiso será el sábado, ante la Argentina de Leo Messi.