Bárcenas se prevalió de su "autoridad" para conseguir adjudicaciones en Castilla y León para la Gürtel

El exdiputado segoviano Jesús Merino, también imputado por Ruz, era uno de los hombres clave.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz sostiene en el auto en el que trocea el 'caso Gürtel' para llevar a juicio a 45 imputados que el extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas ganó 1,2 millones de euros en concepto de comisiones por mediar en la adjudicación de contratos públicos y se apoderó de casi otros 300.000 que formaban parte de la 'caja B' de la formación.

 

El magistrado apunta en su resolución que, junto al exdiputado del PP Jesús Merino, Bárcenas habría convenido entre los años 2000 y 2007 "prevalerse de la autoridad e influencia que tenían sobre distintos cargos de la formación política a la que pertenecían, fundamentalmente en Castilla y León", para obtener adjudicaciones públicas a favor de "empresas de la confianza" del líder de la red 'Gürtel', Francisco Correa.

 

A cambio los dos políticos habrían recibido "gratificaciones en efectivo", que en el caso de Bárcenas ascendieron a 1.249.311,07 euros en efectivo y en forma de viajes organizados por las empresas de la red 'Gürtel'  Pasadena Viajes y Gabinete de Viajes. Merino, por su parte, habría percibido 331.737 euros y el propio Correa se hizo con 1.222.420,79 euros.

 

De esta forma, los dos cargos públicos habrían mediado a favor de empresas del grupo mercantil Ros Roca, Teconsa, Sufi, Constructora Hispánica y las sociedades vinculadas a Plácido Vázquez y Enrique Carrasco.

 

El político segoviano Jesús Merino tiene una larga trayectoria. Entre 1991 y 1999 fue vicepresidente y consejero de Fomento de la Junta. También fue secretario del PP autonómico. Su carrera está muy vinculada al ex presidente del Senado Juan José Lucas. Fue senador durante un año y, ya en cargos internos de partido, desde 2002 se encargó del área de Política Autonómica con Aznar en el Gobierno y Javier Arenas a las riendas del PP. En el año 2008 pasó a formar parte de la Dirección del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso con Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz. Finalmente como Diputado cesó como consecuencia de su dimisión en abril 2010 por su imputación en la trama Gürtel.

Noticias relacionadas