Barcelona-Real Madrid: Una final clásica que cada año se reiventa

Satoransky en el Barcelona - Real Madrid

FC Barcelona Lassa y Real Madrid abren este miércoles en el Palau Blaugrana --20.30 horas/TDP y C+Deportes-- la quinta final consecutiva de la Liga Endesa disputada entre ambos, una lucha 'clásica.

El Barça llega como líder de la fase regular pero empatado a triunfos con el Madrid, segundo, y el anhelo de devolverle al eterno rival el claro 3-0 blanco de la última final.


Será la décima final consecutiva para el equipo blaugrana, aunque de las últimas nueve disputadas solo se ha proclamado campeón en cuatro ocasiones. Aunque, de estas cuatro finales seguidas ante el Real Madrid, el balance está totalmente igualado con dos títulos para los catalanes (2012 y 2014) y otros dos para los madrileños (2013 y 2015); un año para cada equipo.

Y, en el total histórico, será la decimocuarta final entre FC Barcelona y Real Madrid, con un ajustado balance de 7 triunfos blancos por 6 blaugranas. Ambos equipos están viviendo su mejor racha en cuanto a finales consecutivas, tabla que lidera el Barça por partida doble, pues a la racha actual de 10 finales le siguen las 6 que acumuló entre 1986 y 1991. El tercero ya es el Madrid con esta racha de 5 finales seguidas.

La final, con los dos primeros duelos en el Palau Blaugrana gracias al factor pista logrado por el Barça con el liderato en la fase regular de la competición, se prevé igualada, tensa como de costumbre, pero distinta. Esta vez es el Barça el anfitrión en los primeros duelos, y llega habiendo registrado un mejor camino hasta la final.

Xavi Pascual solo ha visto perder a su equipo un único partido en lo que va de 'play-off', en la prórroga ante el Laboral Kutxa Baskonia (89-83) en el tercer partido de la semifinal (3-1), y es que ante el Montakit Fuenlabrada (2-0) no dieron opción alguna al rival. Así, la fortaleza en el Palau se presume clave y necesaria.

Por contra, el Real Madrid cedió un partido ante UCAM Murcia, el segundo (91-87) en los cuartos de final, y otro ante el Valencia Basket en 'La Fonteta' (87-86) en una semifinal que también cerró con un claro 3-1. Dos derrotas a domicilio que deberán subsanar en esta final si quieren revalidar el título liguero que defienden.

Esta temporada ha habido cuatro precedentes entre Real Madrid y FC Barcelona; los dos de la fase regular de la Liga Endesa y dos en el 'Top 16' de la Euroliga, sin Copa del Rey ni Supercopa Endesa de por medio. Con tres triunfos de cuatro duelos, el Barça Lassa parece tener tomada la medida a un Real Madrid que tiene, cuanto menos, tres partidos para darle la vuelta a la situación.

Para ello deberán seguir tirando del carro con su alta anotación. Los blancos son líderes destacados en ataque de la competición, con 94,4 puntos de media en la fase regular y 90,5 de media en lo que va de 'play-off'. Es el mejor ataque, pero enfrente tendrá a la mejor defensa, con los 68,3 puntos de media permitidos por el Barça en esta lucha por el título.

En el bando blaugrana están todos disponibles salvo Joey Dorsey, si bien ni Pau Ribas, por la fascitis, ni Shane Lawal, todavía cogiendo forma, están en su mejor momento físico. Por parte del Real Madrid, también Pablo Laso tiene a toda la artillería, así que no habrá excusas en uno ni otro bando en este sentido.

Por cierto, Laso suma 23 victorias por las 22 de Pascual en sus enfrentamientos directos, un balance igualado por el 3-1 a favor del de Gavà en esta temporada. Eso sí, el año anterior fue Laso quien llevó al Madrid a ganar 6 de los 7 'clásicos' disputados. Igualdad en su máxima expresión en una final al mejor de cinco partidos que vive este miércoles su primer asalto.