Ayuntamiento y Diputación retoman el convenio para la Casa de Acogida de Ávila

Tras dos años, las dos instituciones firman un acuerdo por el que la Diputación provincial aportará anualmente 6.000 euros y apoyo a los técnicos que trabajan en esta casa, que sirve para acoger a mujeres e hijos que sufren violencia de género y que lleva en marcha desde el año 1996, con una media de entre ocho y diez mujeres acogidas cada año.

El Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Ávila han retomado el convenio por el que se trabajará de forma conjunta en la Casa de Acogida de la ciudad, en una firma que ha sido plasmada por el alcalde, Miguel Ángel García Nieto, y el presidente de la institución provincial, Agustín González, con la presencia su responsable de servicios sociales, Dolores Ruiz-Ayúcar, y de la teniente de alcalde de Atención Social e Igualdad de Oportunidades, Patricia Rodríguez.

 

El convenio vuelve a estar vigente después de dos años y a través de él, la Diputación aportará anualmente a través de su sección de servicios sociales 6.000 euros, además de servicio de apoyo para los técnicos que ya forman parte del programa, y con él se facilitará que mujeres de toda la provincia que sufran maltrato puedan acceder al servicio de protección que se ofrece.

 

La Casa de Acogida, que pertenece a la red de casas de acogida de Castilla y León y que lleva en marcha desde 1996, presta un servicio esencial para ayudar a las mujeres que sufren la violencia de género y Ávila es la única ciudad de Castilla y León que actualmente cuenta con este servicio con personal propio.

 

En ella no existe un número fijo de mujeres acogidas, sino que varía dependiendo de distintos factores, con una media de entre ocho y diez mujeres al año. Cuenta con un tiempo máximo de acogida de seis meses, aunque son prorrogables, con capacidad para dos familias, es decir, para la mujer acogida y sus hijos, si los tiene. Algunas de las mujeres completan los seis meses, pero otras están menos tiempo, y dependiendo de los niños que hubiera que acoger se amplía o disminuye la capacidad de acogida.

 

Desde las instituciones no se hace publicidad de dónde se encuentra dicha casa y, de hecho, se cambia cada cierto tiempo con distintos periodos de acogida, para que su situación no pueda ser conocida por los agresores. Además, existe un programa de intercambio, por el cual mujeres de otras provincias pueden alojarse en la Casa de Acogida abulense, y mujeres de aquí ir a otras de la región.